New shop levitra australia online viagradirect.net with a lot of generic and brand drugs with mean price and fast delivery.

Cahier17_spa.qxd

Cuadernos MEL
Hermanos de las Escuelas CristianasVia Aurelia 47600165 Roma, Italia El H. José María Pérez Navarro es encargado de formación en elCentro Español Lasaliano de Madrid. En 2001 presentó una tesisde doctorado en la Universidad pontificia salesiana de Roma. Estatesis estudia el trabajo catequético del Instituto desde sus orígenesy más especialmente después del año 1950.
Este trabajo es apasionante. Nos presenta a un Instituto dedicadoa la enseñanza constantemente enfrentado a uno de sus mayoresobjetivos: procurar una educación cristiana e “instruir en las ver-dades del cristianismo y las máximas del santo Evangelio”.
Porque la Escuela Lasaliana es un lugar de cultura, de relaciones,de conocimiento, de aprendizaje, un lugar de crecimiento perso-nal y colectivo, y sólo puede serlo auténticamente manteniéndo-se fiel a su proyecto global de apertura al Espíritu hasta una pro-puesta respetuosa y libre del Evangelio.
Este Cuaderno de la MEL ha elegido presentar a sus lectores unaparte de este estudio. La elección se ha centrado en el períodoque nos resulta más cercano y puede hacernos comprender mejorlo que vivimos hoy en el ámbito de la catequesis. Esto representauna propuesta de perspectivas muy iluminadora.
• El primer capítulo nos presenta el compromiso del Instituto entre los años 1950 y 1980. Encontramos una gran volun-tad política, la creación de centros prestigiosos, destacadasfiguras españolas, italianas, francesas, australianas, chile-nas, americanas… • El segundo capítulo sitúa la difícil catequesis lasaliana en el contexto de los grandes desafíos sociales y eclesiales delos años que van de 1980 a 2000.
• El tercer capítulo presenta diez desafíos que se manifiestan a nosotros hoy en día, en el conjunto del planeta.
Agradecemos aquí al H. José María Pérez Navarro por la exce-lente aportación que nos hace con su trabajo.
Estas páginas merecen nuestra lectura. Más aún, invitan a nues-tros equipos de pastoral a un trabajo de evaluación serio paratomar las iniciativas más adaptadas a nuestra época y a nuestroscontextos actuales.
Nuestra misma historia nos invita a ello.
“El fin de este Instituto es dar cristiana educación a los niños; ycon este objeto tienen las escuelas, para que, estando los niñosmañana y tarde bajo la dirección de los maestros, puedan éstosenseñarles a vivir bien, instruyéndoles en los misterios de nuestrasanta Religión, inspirándoles las máximas cristianas, y darles asíla educación que les conviene”1.
Con estas palabras el Fundador de los Hermanos de las EscuelasCristianas, San Juan Bautista de La Salle, indicaba a sus Hermanosla finalidad del Instituto recién creado, la educación humana ycristiana de los niños, especialmente los más pobres.
En el proyecto original del Instituto no es, por lo tanto, la cate-quesis y la formación religiosa un elemento secundario, es unelemento básico y fundamental, nuestra “principal función”como repite en varias ocasiones el propio Fundador.
Esta conciencia de la importancia capital de la catequesis ha esta-do presente en el pensamiento y acción de todos los lasalianosque han continuado este proyecto durante más de tres siglos. Sinembargo, en la rica e interesante historia de los Hermanos de lasEscuelas Cristianas, se han intercalado momentos de gran preo-cupación por este tema con momentos de olvido; aciertos, triun-fos y éxitos con errores y fracasos considerables; épocas de reno-vación junto a épocas de estancamiento; el Instituto ha contadocon grandes catequetas en ciertas épocas de la historia, ha ejerci-do un cierto liderazgo en la reflexión catequística en la Iglesia, hacontado con instituciones prestigiosas para la formación de cate-quistas, pero, al mismo tiempo, ha tenido épocas de olvido de suprincipal función, de descuido de la formación teológica y cate-quística de sus miembros, de preocupación por sus éxitos peda-gógicos en detrimento de su labor pastoral.
1. Reglas comunes de los Hermanos de las Escuelas Cristianas 1718, 1,3. A partirde ahora lo nombraremos RC.
Periodo 1956-1962. A las puertas del Concilio El Capítulo General había sido una llamada fuerte para intensifi-car la formación de los Hermanos en las diferentes materias, quepermitiera realizar una cuidada educación religiosa. Algunasregiones del Instituto, como por ejemplo Francia, elaboraron suspropios materiales y exámenes al margen del centro del Instituto.
Se realizaron infinidad de encuentros y cursillos. Continúan lasrevistas catequísticas elaborando sus números. En 1960 naceríaotra nueva, la revista Sinite, vinculada al Instituto San Pío X.
Varias editoriales en el Instituto realizan publicaciones catequísti-cas de gran valor, entre ellas podemos señalar: AyC (Italia), Bruño(España), St. Mary's Press (Estados Unidos), Ligel (Francia). Perodestacaremos en este periodo dos realizaciones: la creación dedos Institutos catequísticos de gran prestigio, destinados no sólo alos Hermanos de las Escuelas Cristianas, sino a los Institutos deHermanos educadores y la reflexión que realizó el Instituto sobreel ministerio educativo del Hermano, tan presente en el pensa-miento del Fundador y tan olvidado en estos dos siglos pasados.
Durante este periodo que nos ocupa se crean en la Iglesia varioscentros superiores de catequética y ciencias religiosas: París,Nimega, Lumen Vitae, Louvaine, Estrasburgo, Graz, Instituto deCatequética del Pontificio Ateneo Salesiano, Viena, etc.
El Instituto también se siente apremiado a la creación de Institutosde Formación Superior dedicados, en primer lugar, a sus propiosmiembros, y, en segundo lugar, abiertos a otras personas, espe-cialmente religiosos laicales y religiosas, que no tenían la oportu-nidad de formarse en Facultades de Teología.
Hablaremos del Instituto “Jesus Magister” de Roma y del Instituto“San Pío X” que comienza a consolidarse en su sede deSalamanca (España).
El nacimiento del Instituto “Jesus Magister”.
Inmediatamente después de terminado el Capítulo General, elHermano Superior General y sus Asistentes se ponen a trabajarpara cumplir la propuesta aprobada por el Capítulo y sugerida porel cardenal prefecto, consistente en la creación del InstitutoSuperior de Cultura religiosa destinado a los religiosos laicaleseducadores. Con fecha 19 de julio de 1956, el Hermano NicetJoseph escribe una carta a todos los Superiores Generales deCongregaciones de Hermanos educadores. El motivo era presen-tar el posible proyecto de creación de este Instituto: dedicado a laformación de religiosos laicales educadores, con profesores de lospropios Institutos y otros sacerdotes de Universidades romanas,con títulos oficiales que permitirían impartir las clases de religiónen los centros escolares. Se comenzará en el curso 1957-58.
En el primer año se inscribieron un total de 22 alumnos; el núme-ro fue en aumento hasta superar los 100 alumnos en el cuartocurso, llegando a 140 alumnos en el curso 1962-63, como núme-ro más alto, para comenzar a partir de ahí un ligero descenso.
El 23 de julio de 1960 se procedió a la creación canónica del“Jesus Magister”, se aprobaron los Estatutos, se ratificaron los títu-los académicos que podía conceder y un plan de estudios de cua-tro años. El centro quedaba adscrito a la Facultad de Teología dela Universidad de Letrán. En 1961, se reconocieron oficialmentelos títulos académicos. El primer grupo de 45 alumnos fue licen-ciado en Ciencias Religiosas.
1. Los pioneros del movimiento catequístico en el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Desde cinco lugares del Instituto distintos va a llegar la renova-ción catequística tan necesaria. Siempre esta renovación está liga-da a las personas de ciertos Hermanos que comprendieron queera necesaria. Cada uno de ellos vivió una situación difícil y com-plicada, trabajó denodadamente para que el cambio fuera posi-ble. Nos vamos a detener en conocer el devenir de los aconteci-mientos en los cinco países donde, a mi entender, estos esfuerzosde renovación fueron más interesantes en los años previos alConcilio Vaticano II: Francia, España, Italia, Estados Unidos yAustralia.
a. Francia. Hermanos Charles-Bruno Prat y Vincent Ayel. La
revista Catéchistes.

Del inicio del movimiento catequístico francés del Instituto de losHermanos de las Escuelas Cristianas hay que destacar, especialmente, lafigura del Hermano Charles-Bruno Prat, Visitador del Distrito del Puydesde 1934 hasta 1947. Cuando fue encargado de tal responsabilidad seempeñó en la formación de los Hermanos jóvenes. La Segunda GuerraMundial cortó los esfuerzos de formación, pero una vez terminado elconflicto y contando con la presencia de Hermanos muy motivados porla acción catequística, los envía a estudiar a Facultades e InstitutosSuperiores de Lille y Lyon. Aquí los Hermanos reciben el benéfico influ-jo de los grandes padres de la renovación catequística, bíblica, litúrgicay teológica. Una vez concluido el paso por la Universidad son destina-dos al escolasticado de Caluire para que, además de mejorar sus cono-cimientos, pudieran formar a los Hermanos en su formación inicial.
No sólo no se contentaron con formar a estos Hermanos jóvenes,sino que promovieron semanas formativas destinadas a todos losHermanos de Francia.
La preparación de estos Hermanos estaba dando sus primeros fru-tos y el futuro se anunciaba prometedor con la dirección delHermano Charles-Bruno Prat y los trabajos del Hermano VincentAyel, Louis Falcombello, J. Raynaud y M. Sauvage.
Pero los Superiores en Roma no tenían esta misma visión y losdiscursos del Hermano Athanase-Émile van en la línea de nocambiar, no innovar, mantenerse fieles a la Regla de los orígenes,prohibir toda desviación. La situación alcanza su máxima tensióncon motivo del retiro de Superiores de marzo de 1947 en Roma.
El conjunto de la intervención del Hermano Superior General esun cúmulo de prohibiciones. El Hermano Charles Bruno-Pratescribe una carta de dimisión al Superior. La dimisión fue aceptada. Poco tiempo después se produciría unhecho crucial, el Hermano Charles es nombrado director de ser-vicios de la Procure Générale de París, cuya actividad más impor-tante era la edición de libros escolares y del Instituto. Esta ProcureGénérale llegaría a ser poco después la Editorial LIGEL (LibrairieGénérale de l'Enseignement Libre).
La preparación de un grupo de Hermanos jóvenes en catequéticacon buenos contactos con el mundo del movimiento catequéticofrancés, la dirección del Hno. Charles de la editorial LIGEL y el deseo manifestado por el Hermano Superior General de contarcon una revista prestigiosa del Instituto en el campo catequísticofueron los factores favorables para el nacimiento de la revistaCatéchistes.
La revista tuvo un gran éxito. Comenzó con una tirada de 2.000ejemplares, se extendió por toda Francia y por las diferentescomunidades del Instituto de todo el mundo. Hay que tener encuenta que esta revista no era impuesta (como era normal en lasoficiales del Instituto), sino que cada Hermano o comunidadpodía abonarse libremente.
¿Por qué el éxito de la revista? En primer lugar, por la personali-dad y notoriedad de los autores, entre los que se encontrabannumerosos artesanos del movimiento catequístico (Quinet,Fargues, Boyer, Colomb, Coudreau, Babin, etc.); por otra parte,por las grandes figuras de la renovación bíblica y litúrgica quetendrán una influencia decisiva en el Concilio Vaticano II(Martimort, Gelin, Roguet) y por la calidad de las producciones delos propios Hermanos (Ayel, Fermet, Piveteau, Sauvage, Fiévet,etc.). Todas estas contribuciones darán a la revista un alto nivelintelectual.
En segundo lugar, la revista se dirigía a la formación de catequis-tas; así es constante el interés por el equilibrio entre doctrina ypráctica. Continuamente se hacen llamadas al trabajo del lector ysus reacciones.
En tercer lugar, la revista estaba en estrecha correlación con laevolución del movimiento catequístico. Así, cuando a comienzosde los años 50 se habla especialmente del problema del método,aparecen artículos de catequetas renombrados y competentescomo Fargues, Derkenne, Dingeon. Más tarde, con el desarrollode la catequesis kerigmática se encuentran artículos que tratan dela liturgia y la Biblia. Se hace eco de la famosa “crisis del cate-cismo progresivo” en 1957. Informa de los trabajos del ConcilioVaticano II. En los años 60, se ocupa de la famosa corriente antro-pológica de la catequesis; luego, del auge de la llamada cateque-sis política, surgida en torno al Congreso catequístico deMedellín. La rapidez de los cambios sociales y culturales delperiodo postconciliar son igualmente señalados por los autores deCatéchistes, que recalcan el cambio de la catequesis hacia unnuevo lenguaje de la fe.
En cuarto lugar, los temas polémicos y difíciles de aquellos tiem-pos fueron afrontados con profundidad y sin temor: moral ydogma, catequesis y valores terrenos, fines últimos, libertad reli-giosa, persona humana. Destacamos en este sentido los artículosdedicados a Teilhard de Chardin, la evolución de la escuela, laactitud de los cristianos frente a los judíos o la polémica en el pos-tconcilio acerca de la necesidad o no de la catequesis.
Al llegar al número 100 de la revista, en octubre de 1974, los res-ponsables vieron que los cambios producidos en el campo cate-quístico y de enseñanza religiosa habían sido tan grandes que senecesitaba una nueva revista que suministrara a los cristianosnuevos medios de decir “Jesucristo” y “Dios” en el mundo actual.
A partir de 1975 nacería Temps et Paroles, que solamente duraríacinco años con 25 números. Terminan así en 1979 las revistascatequísticas de los Hermanos franceses.
b. España. El Hermano Guillermo Félix. Nacimiento del
Instituto San Pío X de Ciencias Catequísticas. Catequética La
Salle.

Terminada la Guerra Civil española (1939) se instauró en Españael llamado nacional-catolicismo, cuya idea básica era:“Catolicismo y patria son consustanciales”. El Concordato entre elEstado español y la Iglesia, de 1953, legitimó el sistema. Al iniciodel periodo estudiado, 1946, España sufría el aislamiento políticoy económico por su sistema dictatorial y sus simpatías hacia lasnaciones perdedoras de la Segunda Guerra Mundial. Esta situa-ción cortó la comunicación de la Iglesia española con las cienciasteológicas y humanas que seguían avanzando en Europa. La cate-quesis sin la renovación bíblica y teológica se estanca en lo doc-trinal y metodológico. Las nuevas corrientes catequísticas, comola renovación kerigmática, van entrando más tarde que en otrospaíses gracias a la transmisión de aquellos sacerdotes y religiososque estudiaban en Universidades europeas.
En el Instituto lasaliano en España, en el decenio 1946-56, desta-ca por encima de todo la fundación, el 12 de octubre de 1955, enSalamanca, de una institución que en un principio se llamaría“Estudios Lasalianos” y que, posteriormente, llegaría a ser elInstituto Superior de Ciencias Catequísticas San Pío X. Es tal laimportancia y el valor de este Centro, que algunos autores afir- man: “la fundación de esta institución supone para el movimien-to catequístico español el inicio de la superación de la inercia y,la mentalidad medieval que lo había invadido después de laGuerra Civil”2.
En una Iglesia y sociedad tan profundamente clerical, llama laatención la fundación del primer Instituto de Catequética enEspaña por una institución de religiosos laicales. ¿Cuál fue sugénesis? Del mismo modo que en Francia un Hermano con responsabili-dad en el Instituto, Charles-Bruno Prat, Visitador, había promovi-do y animado el esfuerzo catequístico de los Hermanos franceses,en España es otro Hermano con responsabilidades más altas en laInstitución, el Hermano Guillermo Félix (1897-1995), Asistentedesde 1946 hasta 1966, quien será el primer responsable de lasinstituciones y obras catequísticas de los Hermanos españolesprevias al Concilio Vaticano II.
El Hermano Guillermo Félix deseó en 1930 dedicarse al estudiode la Teología a nivel universitario, pero se encontró en aquellaépoca con la negativa porque en aquel momento era impensablepara cualquier Hermano. Después de la Guerra Civil tuvo una ful-gurante ascensión en los diferentes puestos de responsabilidad:Director, Visitador de Madrid, y, nombrado capitular en 1946,marchó a Roma donde sería elegido Asistente para España,Portugal, Panamá y Perú-Bolivia Desde el primer momento, el Hermano Guillermo Félix pensóque la formación completa de los Hermanos sería un elementofundamental para el futuro del Instituto en España. Había com-prendido la urgente necesidad de asegurar al conjunto de losHermanos una formación teológica, pedagógica y espiritual de lamisma calidad que la preparación profesional.
Una ley de educación, promulgada en 1940 fue el elemento queinvoluntariamente resultó clave para la formación teológica delos Hermanos. En uno de los artículos de la ley, literalmente inter-pretada, decía que la educación religiosa de los alumnos mayo-res tenía que estar exclusivamente en manos de los sacerdotes,inclusive en los centros de religiosos laicales. En algunas diócesis, 2. J.A.LÓPEZ, Análisis del movimiento catequístico español previo al ConcilioVaticano II, 46.
a esta ley se le hizo una lectura amplia y muchos Hermanospudieron continuar impartiendo las clases de religión, con com-petencia, a los alumnos de los cursos mayores; pero en otras dió-cesis no fue así y comenzaron los primeros problemas. ElHermano Guillermo Félix pensó que no podría negarse el dere-cho a impartir los cursos de religión a aquellos Hermanos quetuvieran los grados superiores de Teología. Lo que pretendía, endefinitiva, era “contar en España con un grupo volante de teólo-gos, dispuesto a acudir donde el peligro fuera mayor”.
Así pues, decide crear un cuerpo de profesores bien preparados,y desde 1949 manda a Roma a cuatro Hermanos jóvenes perte-necientes a cada uno de los Distritos españoles para comenzarsus estudios en la Universidad Gregoriana de Roma. En 1953 seuniría un nuevo grupo, con lo que llegaron a ser diez Hermanosespañoles estudiantes.
Los Hermanos Visitadores de España vieron, por otra parte, lanecesidad de crear un centro nacional donde los Hermanos antesde comenzar su carrera civil se prepararan en todas aquellas dis-ciplinas que son indispensables para el religioso educador. Sedisponía de profesores bien preparados por sus estudios en lasUniversidades europeas, pero faltaba el lugar adecuado para estecentro de formación. Se barajaron diversos lugares, pero, al final,se decidió hacerlo en Tejares, pequeño pueblo en las proximida-des de Salamanca. El 12 de octubre de 1955 se inauguró la nuevaobra, con el nombre de “Estudios Lasalianos”.
La fundación del centro de Tejares es, sin lugar a dudas, la obra másvisible del impulso catequístico de los Hermanos españoles, perohay que añadir otras realizaciones concretas dignas de mención.
El origen del relanzamiento catequístico del Instituto en Españapuede situarse en el año 1950, significativo para los lasalianos porcelebrarse en el Instituto el Tricentenario del nacimiento delFundador. Entre las actividades previstas por el HermanoGuillermo Félix se encontraban las “Jornadas Catequísticas nacio-nales”. El Hermano Asistente convocó a los Hermanos de los dife-rentes Distritos de España a unas jornadas dedicadas al catecis-mo, con concursos, sesiones de estudio. Se invitó en la primerasesión al renombrado catequista Hermano Leone di Maria. Eléxito fue grande y las jornadas catequísticas continuaron año trasaño hasta 1963. De esas jornadas se imprimieron las actas.
A raíz de dichas jornadas catequísticas se crea en España un orga-nismo catequístico, “Catequética La Salle”, que sería el que con-vertiría en materiales concretos todas las ideas surgidas en estasjornadas. Su primera actividad y fruto de lo que se había elaborado en las“Jornadas Catequísticas” fue el Fichero catequístico, que llegó atener una tirada de 12.000 ejemplares; de algunas fichas se reali-zaron hasta cuatro ediciones y se difundió por los países de len-gua española. Era un fichero de carácter práctico donde se ofre-cían recursos, citas, ejemplos, guiones y cuanto pudiera servirpara ayudar a preparar una lección de catecismo o conferencia.
Este fichero finalizó en 1973, después de haberse publicado8.990 fichas.
Otra actividad de “Catequética La Salle” fue la edición de librosde texto para la escuela lasaliana. No podemos decir que estosmateriales fueran muy innovadores, ya que mantenían la teologíaescolástica de siempre, pero ofrecían una presentación más ágil yse daba mayor importancia a la Biblia, la liturgia y la moral. Laverdadera innovación vendría de la metodología empleada: unverdadero trabajo en equipo con revisiones frecuentes de la base.
A todas estas iniciativas, los diferentes Distritos añadieron unabuena cantidad de actividades, como bibliotecas catequísticas,conferencias, cursos. Muchos Hermanos fueron propuestos paraanimar jornadas, estar presentes en secretariados de catequesisdiocesanos, elaborar libros.
c. Italia. Hermano Leone di Maria. La Comisión catequística
italiana. La didáctica catequística.

En el número anterior de la MEL dedicado a la catequesis en lahistoria lasaliana destacábamos a los Hermanos italianos, comoaquellos que gracias al impulso del Hermano Cándido Chiorrarealizaron una labor admirable en el campo catequístico en laprimera mitad del siglo XX.
Este trabajo comprometido de los Hermanos italianos va a conti-nuar con sorprendente intensidad en los años posteriores a laSegunda Guerra Mundial. En abril de 1942 y siguiendo la llama-da del Vicario General Arèse-Casimir, un grupo de Hermanos delos Distritos de Roma y Turín se reúnen en Erba y crean laComisión Catequística Lasaliana. Tres meses después se celebra- rá el “Convegno catechistico” de Fano, que dará un impulsodeterminante a la Comisión de cara a animar, controlar y regla-mentar los diferentes trabajos catequísticos que se realizaban enlos dos Distritos. Si hasta ese momento la labor había sido abundante, gracias alimpulso de esta Comisión se pudieron contar aproximadamenteunas 1.500 intervenciones anuales en convenios, conferencias,coloquios con sacerdotes, religiosos, religiosas, catequistas, laicosde Hermanos que se desplazaban por todas las diócesis italianaspara explicar su didáctica catequística.
La revista Sussidi, fundada en 1936, era el órgano de formación einformación de los Hermanos de la Comisión CatequísticaLasaliana. Esta publicación que en un principio era bimensual,pasó a ser mensual a partir de 1950, y presenta, además de artí-culos teóricos, una buena cantidad de recursos catequísticos paralos educadores de la fe. De tal forma que se entendió más desdeun principio como una revista didáctica que propiamente dereflexión catequística, como lo fue, por ejemplo, la revistaCatéchistes. Sus últimas páginas estaban siempre dedicadas ainformar sobre las abundantes actividades realizadas por losHermanos de la península. Sin lugar a dudas, la revista fue muyimportante para la catequesis italiana, especialmente en esteperiodo preconciliar. A partir de febrero de 1962, la revista trató en cada uno de susnúmeros un tema monográfico; al mismo tiempo comenzó uncierto declive. La falta de interés por parte de los Hermanos, laausencia de reemplazantes de los primitivos fundadores y unafalta de renovación en los contenidos provocó su desaparición en1977. En 1985, el Hermano Mario Presciuttini y un grupo decolaboradores del Distrito de Roma iniciaron un nuevo periodode la revista con el mismo título: Sussidi per la catechesi, depublicación bimensual.
Unido a la publicación de la revista, los Hermanos editaron unagran cantidad de libros de metodología catequística, de psicolo-gía, textos de catecismo, textos de historia sagrada, ensayos prác-ticos de lecciones catequísticas, biografías de catequistas, etc. Sesirvieron de su propia editorial (“AyC”) para realizar sus propiaspublicaciones.
Dentro de esta Comisión Catequística Lasaliana, el principalimpulsor fue el Hermano Leone di Maria (1892-1969). Ocupó lapresidencia de la comisión desde su fundación en 1942 hastapocos meses antes de su muerte, en 1968. El Hermano Leone di Maria fue durante años profesor de cate-quética en el Seminario Mayor de Turín (1929-1937) y en elInstituto Pastoral de la Pontificia Universidad Lateranense (1963-1965). Fue Inspector Nacional de la Enseñanza Religiosa de laescuela de Italia (1943-1960), miembro del Consejo CatequísticoNacional, maestro en muchos congresos catequísticos diocesa-nos, en cursos para catequistas, en convenios. Relator en elCongreso Catequístico Internacional de Roma de 1950; en elInstituto de Hermanos de las Escuelas Cristianas; Postuladordesde 1938 hasta su muerte, y Asistente para la región de Italiadesde 1956 hasta 1966.
Todo este brillante currículum del Hermano Leone di Mariamuestra claramente el prestigio alcanzado dentro del Instituto yen la Iglesia italiana.
Su obra catequística es amplísima; algunas semanas antes demorir, el Hermano Leone di Maria redactaba y publicaba unopúsculo en el que hacía una relación de las casi 600 obras entrelibros, opúsculos, fascículos, artículos, recensiones y prefacios. El Hermano Leone escribió catecismos, curso de teología parajóvenes, guías didácticas para maestros y catequistas, conferen-cias.Su gran aportación fue ser el gran defensor de los métodosactivos en la catequesis El Hermano Leone di Maria explica la lección activa del catecis-mo como aquella en la que en vez de dar la explicación con for-mas preferentemente expositivas, solicita a menudo la colabora-ción de los alumnos para que descubran la verdad; para que bus-quen las variadas aplicaciones prácticas que se pueden hacer;para que indiquen ejemplos que confirmen los argumentos; paraque expresen sus sentimientos personales; para hacer juiciossobre hechos o sentencias; para que respondan a fáciles objecio-nes de tipo práctico; para que realicen inmediatamente algunaacción en referencia al tema tratado, etc. La “escuelaactiva”busca la participación del alumno, busca que el alumnono solamente desarrolle su capacidad de memorización, sinotodas sus potencialidades.
En una época en la que se “sacralizaba” el método tradicionallasaliano, el Hermano Leone di Maria indica que el método pro-puesto por san Juan Bautista de La Salle en la Guía de las escue-las era ya plenamente activo. La Salle no quería que en la lecciónde catecismo el maestro hablara en exceso; debía interrogar fre-cuentemente a sus alumnos para que descubrieran la verdad, ypreguntar a todos para que estuvieran plenamente “activos” yatentos a la lección. Además, la escuela lasaliana de los comien-zos pedía la participación de los alumnos con los diferentes “ofi-cios” contemplados en la Guía. El Hermano Leone, pues, indicaque este método “nuevo” es un perfeccionamiento de los méto-dos del Fundador.
El Hermano Leone di Maria fue considerado como el gran cate-quista del Instituto y su influencia dentro de Italia y el resto de paí-ses resultó apreciable.
Como seguidores del Hermano Leone, se encuentra un gruponumeroso de Hermanos entre los que destacan el HermanoAgilberto, Alberto di Maria, Anselmo Balocco, Beniamino, Remodi Gesú. y muchos más. Cuando en el pensamiento del movimiento catequístico se acen-tuaba el problema del contenido, los Hermanos italianos se con-centraban en la didáctica. El problema al que intentaban respon-der era el perfeccionar, con las nuevas técnicas, cómo “hacer” elcatecismo. El contenido del catecismo era inmutable y determi-nado, y lo que había que intentar era que, teniendo en cuenta lapsicología del niño, hacer más “digerible” la doctrina. Si el movi-miento kerigmático buscaba el redescubrimiento de la Biblia y laliturgia en la catequesis, los manuales de los Hermanos italianosseguían dependientes de los esquemas más tradicionales. Lacausa, quizá, de esta situación estaría fundamentalmente en lafalta de renovación teológica, bíblica y litúrgica de los Hermanosde la península en estos años.
d. Estados Unidos. Hermanos John Joseph y Alphonsus Pluth.
Editorial St. Mary's Press.

Lo mismo que en el caso de Italia, para comprender todo el grandesarrollo del movimiento catequístico de los Hermanos de lasEscuelas Cristianas en Estados Unidos, debemos fijar la miradaunos años atrás. En el caso norteamericano, en los años 20 y 30.
El fruto más visible y conseguido de los Hermanos fue el texto cate-quístico Living with Christ, finalizado en 1957, pero hasta llegar aese logro se dieron una serie de pasos que es necesario conocer.
Durante muchos años, el catecismo más usado en las parroquiasy escuelas católicas de los Estados Unidos fue el popular y cono-cido Catecismo de Baltimore, texto propuesto por los obispos nor-teamericanos en la tercera conferencia plenaria en 1884 y publi-cado un año después. El texto sería revisado en varias ocasionesy en 1911 tomaría el nombre de Catechism of Christian Doctrine.
Consistía en un texto con 499 preguntas y respuestas, repartidasen 38 lecciones divididas en tres partes principales: credo, man-damientos y sacramentos. Era un manual tradicional, escolásticoy claro, que impedía todo tipo de discusiones teológicas.
Siguiendo la tónica de los manuales de catecismo era un textoárido, seco, aburrido, centrado exclusivamente en aspectos doc-trinales, con poca presencia de la Palabra de Dios y la liturgia, yajeno a la vida de los catequizandos.
Para los católicos más tradicionales, era un buen manual quedaba los conocimientos esenciales de la fe; sin embargo, para lamayoría, este catecismo no respondía a las necesidades de la edu-cación de la fe de los católicos.
Desde diferentes parroquias, diócesis, congregaciones religiosas,movimientos católicos… se veía la necesidad urgente de realizaruna renovación del catecismo católico de los Estados Unidos.
Como reconoce Gerard R. Sloyan, el principal renovador de lacatequesis en los Estados Unidos previo al Concilio Vaticano II,los Hermanos de las Escuelas Cristianas fueron los religiosos quemás trabajaron en la renovación de la catequesis en el país.
El gran iniciador del movimiento catequístico de los Hermanos enEstados Unidos fue el Hermano John Joseph McMahon (1873-1942). Alcanzó un gran prestigio como gran conferenciante yescritor en la Iglesia católica norteamericana. Acudía en muchasocasiones a encuentros, reuniones, entrevistas con obispos, sacer-dotes y profesores de religión que esperaban del Hermano Johnun método renovado en la catequesis. Publicó abundantes artícu-los en revistas especializadas, además de varios libros.
Dentro del Instituto en Estados Unidos, es el padre de la renova-ción catequística. Organizó la Oficina catequística en su Distritode St. Louis, creó el departamento de religión en el St. Mary's College; profesor de religión en varios centros educativos, impar-tió numerosos cursos a los Hermanos jóvenes del Distrito sobre eltrabajo catequístico, conferencias que provocaron el entusiasmode estos Hermanos que se lanzaron, en 1934, a la publicación deuna modesta revista catequística titulada La Salle Catechist, pri-mera revista catequística de la historia del Instituto.
La obra principal del Hermano John fue Religion Outliness, publi-cada en 1932. En esta obra y en el resto de sus artículos desarro-llará su idea esencial: Cristo es lo primordial, lo principal de lacatequesis. Se debe dejar de lado la árida memorización de lasrespuestas del catecismo y fijarse en el mensaje central del cris-tianismo que es Cristo.
Iniciada la revista La Salle Catechist, los Hermanos jóvenes se lan-zaron a una nueva publicación, a partir de 1939, bajo la direc-ción del Hermano Alphonsus Pluth (1913-1986). El título de estenuevo material era The Gospel Units y consistía en un conjuntode instrumentos prácticos para los profesores de religión, basadosen las ideas del Hermano John Joseph.
En 1941 se dio un nuevo paso. Todos estos trabajos conjuntos delos Hermanos estudiantes del Distrito llevaron a la creación de laComisión Catequística, cuya finalidad fundamental era la defomentar y coordinar el trabajo de los profesores de religión delDistrito.
En la reunión de la Comisión Catequística de 1942, se pidió alHermano Alphonsus Pluth que emprendiera la labor de escribirun libro de texto de religión renovado para el primer año delcurso superior, fruto de los esfuerzos realizados en los últimosaños y de la inspiración del Hermano John Joseph. Con la ayudade asistentes y voluntarios que le ofrecían materiales, clases prác-ticas, lecciones, comenzó el pesado trabajo de redacción dellibro de texto que reemplazaría al viejo manual de 1911.
En septiembre de 1943 lo terminó, titulándolo Living with Christ,primer curso, para alumnos de primer año del ciclo final de estu-dios secundarios. El Hermano John Stanislas, en ese momentopresidente de St. Mary's College, pidió que fuera publicado conel nombre de St. Mary's College Press, una entidad hasta esemomento inexistente. Nacía así la editorial de los Hermanos delas Escuelas Cristianas, dedicada, fundamentalmente, a la publi-cación de textos y materiales de religión católica.
Este primer texto fue experimentado en diversos colegios de losHermanos con gran éxito, y revisado y reeditado en 1946.
Seguirían los textos para el segundo curso (1947), el tercer curso(1950) y el voluminoso cuarto curso (1957). Al texto se le aña-dieron pequeñas guías de trabajo y materiales de apoyo para elprofesor. El éxito de estas publicaciones en los ambientes católi-cos fue extraordinario. El texto seguía la metodología del discurso seguido; al final decada una de las lecciones había una serie de cuestiones que invi-taban a la reflexión y a la discusión en la clase, no exclusiva-mente a la memorización. La presentación era agradable, conabundancia de dibujos, grabados, mapas y fotografías, y en cuan-to al contenido, se ofrecía un completo curso de formación reli-giosa dejando bien claro su carácter cristocéntrico.
e. Australia. Christian Moe y Aloysius Carmody. Revista Our
Apostolate. Catechism Workbooks.

El caso de Australia representa un ejemplo de esfuerzo catequís-tico de los Hermanos digno de mención. Los Hermanos de lasEscuelas Cristianas habían llegado a Australia en 1906.
En la década de los 50, los católicos australianos representabanuna minoría (entre el 25-30 %) dentro de una nación de mayoríaprotestante. El compromiso histórico de los católicos australianosera “cada niño católico en su escuela católica”. De esta manera,las congregaciones religiosas de enseñanza crearon gran cantidadde escuelas, muchas veces asociadas a las parroquias. Esta pre-sencia masiva de niños católicos hizo que la evolución de la cate-quesis estuviera asociada en gran medida a las escuelas católicasy a los religiosos que las fundaron.
Los Hermanos de las Escuelas Cristianas no eran los más nume-rosos de estas congregaciones dedicadas a la enseñanza; sinembargo, a pesar de su pequeño número, ejercieron una labor deliderazgo en la catequesis australiana de estos años.
La primera aportación fue la creación en abril de 1953 de la revis-ta Our Apostolate, pensada en un principio como ayuda cate-quística a los Hermanos de La Salle de la provincia de Australia,que incluía además Nueva Zelanda y Papúa Nueva Guinea. Lasugerencia de hacer esta publicación corrió a cargo del HermanoLawrence O'Toole, Asistente irlandés, que fue durante 20 años (1946-1966) responsable ante el Hermano Superior General delas áreas angloparlantes del Instituto.
Al principio se pensó que fuera una revista de la congregaciónque sirviera de intercambio de información y experiencias sobretemas catequísticos, pero debido a la ausencia de este tipo depublicación en la Iglesia australiana, se convirtió en la únicarevista de catequesis en el país durante los años 1952-1975.
La revista mantenía una doble atención; se buscaba informar a loslectores por dónde caminaba el movimiento catequístico en estosaños y la segunda atención era la de ofertar a los lectores un mate-rial práctico para que pudieran trabajar en la clase de religión.
Durante los primeros años de la revista hay que destacar a los dosdirectores de la publicación, el Hermano Christian Moe, directordesde 1953 a 1957, y el Hermano Aloysius Carmody (1957-1964). Estos dos Hermanos, que colaboraron con infinidad deartículos, consolidaron la revista. Ambos dejaron la direccióncuando fueron llamados por los Superiores a Europa.
La segunda aportación de los Hermanos fue un conjunto de librosde trabajo para la clase de catecismo, llamados CatechismWorkbooks. Los Hermanos de las Escuelas Cristianas estuvieronpublicando durante 18 años (1945-1963) estos materiales didác-ticos que servían para las cuatro clases de la enseñanza primariay las tres de la secundaria. Se inspiraron en materiales creados porcatequistas franceses.
Hay que decir, por último, que los Hermanos de La Salle austra-lianos se sintieron llamados a realizar este trabajo catequísticoporque tenían conciencia de que eran los “Apóstoles delCatecismo”, pero su preparación catequística o teológica no erade ninguna Universidad, por la inexistencia de la misma en elpaís. A finales de los 50, y especialmente en los 60, un buen grupode Hermanos se desplazó a Europa para realizar sus estudios.
2. Nacimiento de nuevas instituciones teológi- co-catequísticas. Desaparición del instituto Durante el periodo posconciliar el Instituto va a ser rico en crea-ción de nuevas instituciones dedicadas a la formación de cate- quistas. Al mismo tiempo, una de sus instituciones creadas a laspuertas del Concilio Vaticano II, el Instituto “Jesus Magister”comienza, a partir de 1968, un periodo de crisis que concluiríacon el cierre definitivo.
En 1968, los Hermanos argentinos crean en Buenos Aires elInstituto Pastoral de la Adolescencia (IPA), que nace como res-puesta a la necesidad de los catequistas de adolescentes que seencontraban desbordados por los acontecimientos. La catequesistradicional ya no interesaba y buscaban formación para respon-der adecuadamente a los nuevos retos de la catequesis. Desde1972 tiene reconocimiento oficial de la jerarquía y continúa sutrabajo en estos momentos.
El Instituto Centroamericano de ciencias religiosas (ICCRE) deGuatemala, fundado en 1978, es un centro de estudios religiosossuperiores destinado a Hermanos de congregaciones religiosas,religiosas y laicos. Con un completo plan de estudios se ofreceformación de tipo catequístico y Pastoral.
En América, también hay que destacar la escuela de educadoresde la fe de la Universidad de México (ULSA) y el departamentode Ciencias Religiosas, dentro de la Facultad de Ciencias de laEducación, en la Universidad Social Católica La Salle de Bogotá(Colombia).
En Asia, una de las obras más queridas por los Hermanos es elcentro de formación de catequistas de Kushpur. Los Hermanosfundaron este centro en 1964, en colaboración con los obispos dela zona, con el objetivo de formar catequistas laicos de las seisdiócesis de Pakistán. El mérito de esta obra estriba fundamental-mente en la preparación de catequistas en un país islámico dondelos cristianos son solamente el 1 % de la población total y en elque la presión del Islam hace que se vivan situaciones difíciles.
En África, destaca especialmente la colaboración relevante de losHermanos desde 1968 en el AMECEA Pastorale Institute de Gaba(Kenia), centro de renovación catequística y pastoral, con cursosy publicaciones para religiosos, sacerdotes y laicos y el CELAF(Centro de estudios lasalianos de África) creado en 1992 enAbidjan (Costa de Marfil) para la formación humana, teológica,pastoral y catequética de jóvenes religiosos y religiosas.
A todos estos centros superiores de formación catequística sepodrían añadir otras formas de pastoral catequética, como: el centro catequístico de Quimper (Francia); el movimiento“Campus ministry”, capellanía escolar en los Estados Unidos;encuentros de actualización catequística para Hermanos en elDistrito de Turín; el centro de documentación catequística delDistrito de Irlanda; animación de grupos de madres catequistas(México); formación catecumenal de adultos (España); la laborcatequística de los Hermanos en Grecia junto a los cristianosortodoxos; el centro “San Casiano”, de retiro y catequesis parajóvenes (Inglaterra); la “Villa de los jóvenes”, lugar de encuentro,catequesis y celebraciones religiosas en Quebec (Canadá).
En el lado negativo, hay que constatar el cierre definitivo delInstituto “Jesus Magister” en 1971. Como dijimos en el anteriornúmero, esta institución tan querida por el Instituto pretendía laformación de los religiosos educadores laicales en las diferentesmaterias necesarias para la realización de su ministerio. Creadoen 1957, tuvo una corta vida.
Después de adoptar un carácter provisional, por no tener aproba-dos sus Estatutos definitivos, éstos fueron aprobados el 25 de juniode 1965. Pero, curiosamente, el Instituto comenzará al mismotiempo un periodo de crisis que le llevará a su desaparición.
3. El instituto pontificio “San Pío X”, pionero y propulsor del movimiento catequístico espa- En el periodo 1962-1980, el Instituto “San Pío X” alcanzó un pro-tagonismo especial dentro de la renovación posconciliar de laIglesia española.
El verdadero prestigio de la institución durante estos años sedebió fundametalmente a la gran actividad que se desplegó parallevar a cabo el objetivo de preparar excelentes catequistas en lostiempos de la renovación posconciliar. El Instituto “San Pío X” fueconsiderado como una institución de vanguardia en la Iglesiaespañola de esos años. Entre sus actividades más destacadas ade-más de las estrictamente académicas podemos recordar: La for-mación permanente de educadores de la fe; las conferencias,encuentros, jornadas (destacando las famosas jornadas de pasto-ral educativa); las publicaciones (fichero catequístico, anuariocatequístico, apostolado vocacional, Sínite, apuntes de cateque- sis para catequistas, la colección “música y liturgia”, la coleccióncatequética, los libros de texto de religión).
4. Publicaciones catequísticas de los Hermanos de las escuelas Cristianas. Desaparición de No solamente fue el Instituto San Pío X de Salamanca (España)quien publicó abundante material catequístico en estos años pos-conciliares. Las editoriales que en estos momentos dirigían losHermanos también realizaron un importante esfuerzo por presen-tar materiales renovados.
En Francia, la editorial Ligel, dirigida por el Hermano Charles-Bruno Prat y estimulada por el talante creativo del HermanoVincent Ayel y otros Hermanos más jóvenes, publicaron entre losaños 1960 y 1968 una colección titulada: “Horizons de la caté-chèse”, que contaría con ocho obras de catequetas y teólogosrenombrados en esos momentos, como Martimort, Gelin, Faynel,Moran. La misma editorial, dedicada especialmente a los textosescolares, continuó su labor hasta que, a finales de los 70,comenzó una crisis financiera y editorial, cerrando definitiva-mente a principios de los años 80.
Los Hermanos franceses también sintieron preocupación por lafalta de formación y renovación teológica y catequística de losHermanos, sacerdotes, religiosos y cristianos después delConcilio Vaticano II. Un grupo formado por los HermanosVincent Ayel, André Fermet, Xavier Mulmann y Robert Comte sedecidieron a publicar durante la década de los 70 unos dossierstitulados: Foi et Langages, con el subtítulo de Dossier pour repen-ser notre foi aujourd'hui. Eran verdaderamente una catequesis deadultos. Se publicaron veintidós números y en ellos se tratabancuestiones teológicas (crisis de fe, Dios, el pecado original, cris-tología, Iglesia, los ministerios, la moral.), pero con un lenguajeadaptado al hombre de hoy y a su mentalidad. El primer númeroapareció en octubre de 1970; el último, en noviembre de 1981.
La acogida de estos dossiers fue muy positiva y se tuvieron quereeditar algunos de ellos.
Los Hermanos italianos habían sido los verdaderos especialistas ymodelos de catequetas y catequistas para el resto del Instituto. En 1969 moría el Hermano Leone di Maria, y con su desaparición seacentúa progresivamente la disminución en la labor catequísticade los Hermanos italianos, que ya se estaba notando algunos añosatrás. Continúan publicando libros, organizando conferencias ycursos, celebrando anualmente sus asambleas de la ComisiónCatequística Lasaliana, sigue funcionando la editorial AyC, sepublica Sussidi, pero el impulso va decreciendo. Falta renovaciónen las personas y en las ideas.
En Estados Unidos se publica, en 1957, la serie de textos de reli-gión para la escuela secundaria Living with Christ por la editoriallasaliana St'Mary's College Press (véase número anterior). El éxitoalcanzado con esta publicación tan novedosa en parroquias yescuelas, hizo que los editores comenzaran inmediatamente des-pués de la publicación del cuarto volumen a realizar una labor derevisión de los textos, a lo que seguiría incluso una tercera edi-ción publicada ya después del Vaticano II.
A partir de 1967 la editorial, St. Mary's, inició una crisis. Despuésdel Vaticano II, la confusión general empapó el mercado de laescuela secundaria católica, los maestros no estaban de acuerdosobre lo que se tenía que enseñar en la clase de religión. Estasituación condujo a unos ciclos de vida muy breves de todos loslibros. Los gastos de publicación aumentaban mientras que lasventas eran escasas.
En 1975, la editorial realizaba su declaración de principios, en laque se subrayaba el propósito de estar al servicio de los educa-dores religiosos y estudiantes, cuidando especialmente la publi-cación de textos de religión.
A partir de ese momento, gracias a una gestión profesional y a laayuda de ciertas aportaciones, comenzará a resurgir, especial-mente gracias a dos publicaciones de gran éxito, Sharing theChristian Message, programas de educación religiosa de adultosen las parroquias (a partir de 1976) y Making Moral Decissions.
Living Our Christian Faith, texto escolar para la educación secun-daria (a partir de 1979). En 1978, la editorial cambiará ligera-mente de nombre; se llamará “Saint Mary's Press. ChristianBrothers Publications”, que es el nombre actual, siendo conside-rada la primera editorial católica de los Estados Unidos en ventade textos de religión para escuelas y parroquias.
El momento crítico que se vivía en la catequesis dentro de laIglesia y en el Instituto, tiene una manifestación clara en la des-aparición de tres de las cinco grandes revistas catequísticas fun-dadas en diversas partes del Instituto durante los años anteriores.
La primera en desaparecer fue la primera fundada, La SalleCatechist, de los Estados Unidos, en 1968, después de 34 años depublicación ininterrumpida. La crisis financiera de la editorial St.
Mary's College Press, la necesidad de crear nuevos materiales yrecursos adaptados a la renovación posconciliar aconsejaron lasupresión.
En 1977 la revista Sussidi, de los Hermanos italianos, deja depublicarse. En ninguno de sus números finales se indica la causade esta desaparición. La prestigiosa revista Catéchistes alcanza elnúmero 100 en octubre de 1974, después de 25 años de publi-cación. En el editorial de ese número, Didier Piveteau y AndréFermet anuncian el fin de la revista y el nacimiento de una nueva,Temps et Paroles. Los cambios en el mundo de la catequesis hansido tan importantes que no se podía mantener una revista que,principalmente, estaba destinada a catequistas profesionales. Sebuscaba, con Temps et Paroles, algo más sencillo, menos denso,que pudiera alcanzar a un público más amplio.
Pero, desgraciadamente, la revista no pasó del número 25. Seintentó un último esfuerzo de salvación con el cambio de edito-rial y con una nueva presentación, pero la revista, sin apoyofinanciero exterior, no llegó nunca a alcanzar el número de abo-nados deseados para asegurar su publicación.
De las dos revistas que continúan, una de ellas es Sinite, del
Instituto “San Pío X”, de España, y la otra, la revista australiana Our
Apostolate
, que a partir de 1978 pasó a llamarse Word in Life.
5. Las grandes figuras de la catequesis lasaliana La catequesis lasaliana de estas décadas presenta figuras de granprestigio en el mundo de la catequesis. Entre las más importantesdestacan: • José Juan Rodríguez Medina (1926-1984). España. Licenciado en Teología por la Universidad Gregoriana, completa sus estudios catequísticos en el Instituto Superior de PastoralCatequética de París. Doctorado en la Universidad de Salamanca.
De regreso, se incorpora en Salamanca al Instituto San Pío X allíestará impartiendo la docencia durante 21 años. Presidente delInstituto “San Pío X”, durante varias épocas. Profesor de TeologíaPastoral y de Catequética Fundamental. Sus dos obras más impor-tantes son: Teología Pastoral de la Palabra de Dios (1978), yPedagogía de la fe. Situación y contenidos de la catequética, hoy(1971) ésta obra es uno de los clásicos de la catequética funda-mental. En sus escritos destacan especialmente los primeros queescribió en los años 60. Recién llegado de las principalesUniversidades europeas escribe una serie de colaboracionessobre la Teología Pastoral y la Liturgia que son innovadores res-pecto a lo que se escribe en revistas de Catequética. Le gustaespecialmente la vertiente práctica, no tanto la especulación inte-lectual: el hecho cristiano como realidad salvífica que ha de serexperimentada y vivida por los creyentes, la liturgia viva y parti-cipada.
A Rodríguez Medina se le conoce especialmente por ser un pio-nero en la renovación litúrgica en España. Él fue el verdadero pro-motor de los esfuerzos realizados por el Instituto “San Pío X” enla renovación litúrgica; asimismo llevó personalmente la publica-ción de fichas, cantos, discos religiosos y celebraciones de laPalabra de Dios.
• Jacques-Didier Piveteau (1924-1986). Francia Además de una extensa actividad escolar, el Hermano J.D.
Piveteau era diplomado de estudios superiores de inglés, habíarealizado estudios de psicología, sociología y obtuvo la licencia-tura en estudios catequísticos en el Instituto Superior de PastoralCatequística de París.
Profesor del ISPC (Institut Supérieur de Pastorale Catéchétique)con el curso de “Enseñanza religiosa” y en el ISP (InstitutSupérieur de Pédagogie) con los cursos de Psicología, Pedagogíageneral e Instituciones educativas. A este currículum se añadeninfinidad de cursos y conferencias con profesores, religiosos ysacerdotes por todos los rincones del mundo.
Fue fundador de dos revistas, una de ellas de pedagogía:Orientations. Revue de pédagogie en milieu scolaire. Fundada en 1962, fue su director hasta el final de su publicación en 1975.
Desde el año 1971 aceptó la dirección de la revista Catéchistes,durante los últimos quince números. A partir de 1975 es el res-ponsable de la nueva revista Temps et Paroles hasta su desapari-ción en 1979.
Escritor incansable de pedagogía y catequesis, redacta muchosartículos en revistas especializadas. Escribió trece libros, dos deellos dedicados a tratar el problema del catecismo: Resurgence ofReligious Instruction (1977), escrito junto a un seglar norteameri-cano, J. Dillon, en el que hace una presentación de la recientehistoria (desde 1955), el presente y las perspectivas de futuro dela enseñanza religiosa y la catequesis en los Estados Unidos desdela visión del protestantismo y la Iglesia Católica, y Commentouvrir les jeunes à la foi (1978), donde fijándose más en la reali-dad francesa, analiza el fenómeno juvenil y su complejidad.
A estas dos obras catequísticas se añadirían diferentes artículos enrevistas especializadas de catequesis. A partir de 1971, se hará cargo de la dirección de la revistaCatéchistes y se ocupará, hasta su desaparición, de los editoriales,concretamente desde los números 85 al 100. En ellos, repite unay otra vez la necesidad de la libertad para la catequesis, cuestio-na seriamente su lenguaje, habla de la necesidad de su descleri-calización y presenta lugares y tiempos apropiados. Recalca quelos hábitos, las estructuras inmóviles pueden bloquear la necesa-ria adaptación y hacer olvidar las necesidades de los jóvenes. Lafalta de renovación provocará el desinterés por la escuela y lacatequesis.
La revista Temps et Paroles se publicó durante cinco años, con untotal 25 números; el Hermano Didier Piveteau, su director, seencargó de la mayoría de los editoriales y colaboró con el comen-tario de ciertos libros pedagógico-catequísticos que considerabaclaves.
Con mucho acierto, el Hermano León Lauraire, biógrafo delHermano Didier Piveteau, subtituló su biografía La pasión de lalibertad. Tanto en sus ideas pedagógicas como catequistas criticótodo aquello que estuviera contra la libertad humana, todo regla-mento opresivo, hábitos esclerotizados, sistemas petrificados ybuscó formas nuevas de pensar, de crear, de evolucionar al servi-cio de los educandos y catequizandos.
Su pensamiento, tanto en la Iglesia como en el Instituto, fue polé-mico; poner en duda ciertas estructuras, replantear otras, reno-var., no fue bien entendido por muchos de sus cohermanos.
• Gabriel Moran (1935). Estados Unidos Después de trabajar en diversas obras escolares del Instituto,Gabriel Moran estudia Filosofía y Teología y consigue el doctora-do con su tesis: “Contemporany Theology of Revelation and itsEffects upon Catechetical Theory”. Fue un gran éxito y se publicóen varias lenguas. A raíz de este trabajo, alcanzó un gran presti-gio dentro del Instituto y resultó elegido para presentar una con-ferencia en la segunda sesión del Capitulo General de 1966-67. Profesor asociado de Teología y Catequesis en el programa deManhattan College, Nueva York. Trabaja en la preparación deprofesores de religión.
En 1970, y con sólo 35 años de edad, es elegido Visitador delDistrito de LINE (Long Island-New England). Enseña posterior-mente Educación religiosa en diversas Universidades y centrosteológicos: New Theological Seminary, Fairfield University yBoston College. A partir de 1979 es profesor asociado deEducación religiosa en la Universidad de Nueva York.
En 1985 abandona el Instituto de los Hermanos de las EscuelasCristianas.
En el periodo 1963-1983 escribió un total de 12 libros, algunosde ellos sobre la vida comunitaria en la vida religiosa; otros sobreproblemas catequísticos y teológicos, además de esto escribióartículos en revistas de lengua inglesa. Moran fue un escritor polémico y controvertido en su tiempo, porla novedad de sus ideas. Su obra es bastante compleja; podemosdestacar algunas de sus ideas más destacadas: Observa el declivede la educación religiosa y llega a la conclusión de que la cate-quesis está muerta. La causa de esta situación es que los cateque-tas trabajan con un falso concepto de la Revelación; son servilesrespecto al magisterio de la Iglesia y su concepto de historia de lasalvación es tan rígido como lo había sido la escolástica. Hay querecuperar el elemento más importante de la educación religiosa,la Teología de la Revelación, concebida “como una comuniónpersonal de conocimiento, una interrelación entre Dios y el indi- viduo dentro de una comunidad creyente”. La teología cristianaes más amplia que el dogma que profesa cualquiera de las tradi-ciones de la fe, y que en la experiencia humana se encuentra larevelación. De esta manera, insiste frecuentemente en respetar encada persona sus ritmos personales de crecimiento en la fe,denunciando que las presiones de los padres y los educadoresson uno de los mayores peligros que amenazan la educación cris-tiana.
Dos conceptos aparecen muy repetidos en las obras de Moran: enprimer lugar, “educación ecuménica”, que consiste en que laenseñanza religiosa y la catequesis se deben preocupar delmundo en que vive el hombre y deben tomar en consideración laamplitud de las expresiones humanas y religiosas; y “la primacíade la educación de adultos”: hay que cortar de raíz la catequesisinfantil porque lo único que consigue es infantilizar la Iglesia; elcristianismo es una religión que solamente se puede comprendery aceptar siendo adulto.
• Flavio Pajer (1939). Italia.
Profesor de pedagogía religiosa en diversas Universidades ponti-ficias en Roma, durante varios años director de la revistaReligione e scuola, miembro del equipo europeo de catequesis ydel Fórum europeo de enseñanza religiosa. Su pensamiento e investigación se centra en la búsqueda de unafundamentación epistemológica de la enseñanza religiosa esco-lar, las innovaciones didácticas en pedagogía religiosa y la for-mación de los profesores de religión (Ver MEL 6).Sus manualesescolares de religión, muy apreciados en Italia, son de culturareligiosa y destinados especialmente a los alumnos de secundariade las escuelas públicas.
• Enrique García Ahumada (1935). Chile.
Realizó sus estudios en su país natal y en Bélgica. Doctor enTeología con su tesis “Comienzo de la catequesis en AméricaLatina”. Profesor en diversos centros escolares y universitarios.
Director durante largos años de la Oficina Nacional deCatequesis de Chile, director de la Sección de pastoralCatequética del Instituto Teológico y Pastoral del CELAM enBogotá (Colombia).
Tiene abundantes publicaciones en revistas especializadas entorno a las disciplinas de la catequética. Sus dos contribucionesmás destacadas en su país son las referentes a las llamadas cate-quesis familiar (proceso de evangelización ofrecido por la comu-nidad cristiana en las familias para que puedan crecer en la fe conmotivo de la preparación de los hijos a los sacramentos de la ini-ciación) y la catequesis social (materiales para acercar al pueblolos diversos aspectos de la moral social y económica).
A estos nombres, podemos añadir: Gerard Rummery (Australia),Genaro Saenz de Ugarte (Argentina), Robert Comte (Francia),Herman Lombaerts (Bélgica), Jeffrey Gross (Estados Unidos), IsraelJose Nery (Brasil) y muchos otros.
6. La catequesis lasaliana en las diversas Pasamos a ver en este último punto “las luces y las sombras” dela catequesis lasaliana en las diversas regiones del Instituto.
Canadá. Los Hermanos comenzaron en los años 60 un proceso de
abandono gradual de sus escuelas, para integrarse en el sistema
educativo público. Otro “éxodo” fue el paso de la educación pri-
maria hacia la educación secundaria. La instauración en el país de
la llamada polivalencia exigía a los profesores un campo de espe-
cialización. Esta especialización llevó consigo la eliminación del
papel del profesor titular, donde solamente podían impartir la clase
de religión los profesores con el título adecuado. De esta manera
un grupo de Hermanos abandonó la enseñanza de la religión.
¿Por qué los Hermanos canadienses no optaron por la titulaciónadecuada en catequesis? Según ellos, por las dificultades de laenseñanza religiosa, la secularización de la sociedad, las presio-nes sindicales, la preferencia por los puestos administrativos o lapoca relevancia social de la enseñanza religiosa. Los Hermanoscanadienses desarrollaron en su lugar otro tipo de pastoral juve-nil, como: campos cristianos de jóvenes, centros de animacióncristiana.
Estados Unidos. Si el Concilio Vaticano II tuvo sus efectos sobre
la Iglesia Universal, si el proceso de secularización de las socie-
dades fue en aumento y si la crisis vocacional de todas las con-
gregaciones religiosas en el posconcilio se dejó sentir, en EstadosUnidos más todavía. Los Hermanos de las Escuelas Cristianas noestuvieron al margen de estas circunstancias.
Cuando se celebró el 39º Capítulo General de 1966-67, losHermanos norteamericanos vinieron muy bien preparados paraesta Asamblea y su influencia fue fundamental. Contaban con ungrupo de Hermanos que, en aquel momento, eran los más prepa-rados gracias a los estudios en las Universidades norteamerica-nas. Después del Capítulo General, varios Hermanos necesitadosde títulos para poder impartir sus cursos en Universidades lasalia-nas norteamericanas comenzaron sus estudios de Teología,Sagrada Escritura, Liturgia y Filosofía en centros tan prestigiososcomo Roma, París, Tübingen, Lovaina y Oxford; otros Hermanosjóvenes prefirieron estudiar en los Estados Unidos. Se quería crearun grupo numeroso de Hermanos que llevaran la dirección de larenovación teológica, bíblica, catequística y litúrgica del Institutoen los Estados Unidos. Desgraciadamente, la mayoría de estosHermanos fueron abandonando el Instituto en esta época, per-diéndose una buena posibilidad de renovación.
Otro fenómeno que se dio en estos años es, al igual que enCanadá, la especialización en el campo de la enseñanza. MuchosHermanos dejaron las clases de religión porque sentían que otrosestaban mejor preparados para poder responder a una situaciónde cambio que para varios de ellos era caótica.
En los últimos años hay iniciativas muy interesantes en el campode la catequesis, la más destacada el proyecto “Testigos de espe-ranza” para la evangelización de los jóvenes hispanos en losEstados Unidos.
Europa Central. En estos años la secularización y el abandono y
desinterés de los jóvenes por la fe es general en estos países.
El número de Hermanos va disminuyendo y la edad aumentando.
Hay un grupo de Hermanos muy competentes que han aprove-chado los centros de formación teológica y catequística de lazona de Bélgica y Holanda, y colaboran con las diócesis y parro-quias en los movimientos de renovación catequística. Algunos deellos ejercen posición de liderazgo.
Por último, un grupo considerable de seglares ha iniciado susestudios de Ciencias Religiosas y enseña esta especialidad aban- donada por los Hermanos. Este punto, repetido en los informes deEuropa Central, será clave en los próximos años.
Italia. Durante esta época los Hermanos italianos sienten el orgu-
llo de ser considerados todavía los verdaderos especialistas de la
catequesis en el Instituto. Siguen con su Comisión Catequística,
con la revista Sussidi hasta 1977, y con otras revistas locales de
catequesis; son llamados por diócesis y parroquias para impartir
conferencias; escriben libros de texto de religión; están presentes
en organizaciones eclesiales de la escuela católica.
Sin embargo, los Hermanos, en su mayoría dedicados casi en sutotalidad a la escuela, sienten el cambio de ambiente y de viven-cia religiosa de los años 60 y 70. Los jóvenes están cada vez másdesinteresados por la religión, el ambiente de la escuela es másplural, no tan monolíticamente católico, un buen grupo de fami-lias no escoge el centro por motivos religiosos. En bastantes oca-siones, los Hermanos se sienten desanimados porque su metodo-logía no es adecuada y el contenido no está acorde con las nece-sidades de los jóvenes.
Los Hermanos fomentan en estos años grupos de compromisocristiano fuera de los horarios de la escuela.
España. El país vive unos años difíciles porque a la renovación
promovida por el Concilio Vaticano II se une la situación política
de los últimos años del franquismo y el periodo de la transición a
la democracia.
Numéricamente, la disminución de los Hermanos no ha sido tanacusada como en otras partes del Instituto. Aunque más tardía-mente se va notando el proceso de secularización y abandono delos jóvenes de las prácticas religiosas.
Los Hermanos españoles, como es el caso de los italianos, sededican casi en su totalidad a la escuela cristiana con atención aactividades periescolares. Tanto en las escuelas como en losDistritos se crean Comisiones y Seminarios de Pastoral y cateque-sis para animar y coordinar la enseñanza religiosa de los centroseducativos y de los Distritos.
Se produce la caída y el abandono de los grupos cristianos tradi-cionales de los últimos años (congregaciones marianas, cruza-dos.). La renovación viene marcada por un ambicioso plan catecume-nal que surge a partir de los años 80 y que da buenos resultadosen estas dos últimas décadas.
El Instituto San Pío X es un elemento clave en el desarrollo cate-quístico de la región, gracias, principalmente, a la organizaciónde cursillos de formación y renovación para los educadores y a laelaboración de los libros de texto de religión utilizados en lasaulas. Sus planteamientos catequísticos de vanguardia, basadosen la catequesis antropológica y la catequesis de la experiencia,son llevados a la práctica por los Hermanos y educadores en loscentros. Se considera a los Hermanos especialistas en catequéti-ca en la Iglesia española.
Francia. El crecimiento de la incredulidad entre los jóvenes es
grande; existe dificultad para poder encontrar un lenguaje común
con ellos. A pesar de estos problemas, la mayoría de los
Hermanos son catequistas. Hasta los 12-13 años, la catequesis no
es problemática porque se sitúa dentro del cuadro escolar; el pro-
blema viene cuando se llega a la adolescencia y juventud. Los
Hermanos franceses buscan nuevas formas para interesar a los
jóvenes por la religión, como comunidades de vida cristiana, gru-
pos de oración y lugares para profundizar la fe.
El fenómeno quizá más destacado en estos años es el descensodel número de Hermanos y el aumento de profesores seglares.
Esto, además de tener consecuencias en las estructuras de los cen-tros y en la identidad de los Hermanos, presenta retos para la edu-cación teológica y catequística de los profesores que casi mono-polizan los puestos de trabajo.
Los Hermanos de Francia asisten con pena a la desaparición deCatéchistes y de Temps et Paroles, revistas que durante muchosaños fueron punteras en la renovación catequística del Instituto.
Inglaterra-Irlanda. En estos dos países la enseñanza religiosa está
establecida oficialmente. Los Hermanos se dedican a la escuela y,
dentro de ella, a las clases de religión. Los Hermanos vieron que
la influencia de la escuela en la vida de los alumnos era mínima
y crearon nuevas experiencias extraescolares, como centros de
retiro, reuniones de jóvenes.
La labor escolar difícil se une al desapego de los jóvenes haciacualquier tipo de Iglesia. Muchos de los Hermanos y educadores, sin saber cómo utilizar una metodología adecuada en el curso dereligión, la abandonaron.
Asia. Aunque la diversidad de este continente ofrece dificultades
para ofrecer una visión global de la situación catequística, sí se
pueden ofrecer algunos rasgos generales. Los Hermanos, consti-
tuyen una minoría, atienden a una población escolar muy nume-
rosa y muy variada en cuanto a sus culturas y, especialmente, a
su religión. De esta manera, el respeto y el diálogo hacia las cul-
turas y las religiones es un elemento predominante. Dentro del
alumnado católico, la mayoría de los Hermanos se dedican a la
enseñanza de la religión y la catequesis.
A destacar, Filipinas, porque escapa a este planteamiento general,ya que la casi totalidad de los alumnos son católicos; y Birmania,donde el gobierno ha prohibido a los Hermanos las escuelas y, deesta manera, se dedican a otras formas de apostolado, comoayuda en parroquias, animación litúrgica, instrucción en lasasambleas litúrgicas, traducción de libros.
África. Muy extensa, dividida en dos zonas según su lengua: fran-
cófona y anglófona. Además de los cambios provocados en la
Iglesia por la renovación conciliar, hay que tener en cuenta los
procesos de independencia de las naciones africanas. La mayor o
menor estabilidad o la instauración de un régimen político u otro
influirá en la labor catequística de los Hermanos.
En la casi totalidad, los Hermanos se dedican a la escuela y mani-fiestan en el tema catequístico los mismos problemas que los paí-ses del primer mundo: falta de formación, desorientación ante lasnuevas corrientes catequísticas, inadecuación de la metodología.
Australia. La evolución de la labor catequística puede seguirse
gracias a la lectura de las revistas Our Apostolate y Word in life.
Dos experiencias catequísticas son dignas de mención en estos
años. En primer lugar, el llamado “The Christian Community
Living Movement”, que consistía en reuniones de jóvenes duran-
te los fines de semana y fuera de la escuela para continuar con la
formación catequística que se daba en las escuelas durante la
semana. Fue una respuesta por parte de los profesores ante la falta
de interés de los alumnos de secundaria a la enseñanza formal de
religión llevada a cabo en la escuela. En sus fines de semana, se
organizaban conferencias, grupos de discusión, ratos de ocio,
liturgia. Tuvo tanto éxito que esta experiencia se ofreció a los pro-pios padres de los alumnos. Y la segunda experiencia eran los materiales preparados por losHermanos para la clase de religión, The Catechism Woorkbooksy que tuvieron tanto éxito, que fueron empleados fuera de laescuela católica. En la escuela católica tradicional la gran mayoría de losHermanos se dedicaba a la enseñanza de la religión. Un grupo deHermanos se formó en Universidades europeas ante la ausenciade escuelas y centros especializados en sus respectivos países.
Por último, destacar la labor misionera y apostólica de losHermanos australianos en Papúa Nueva Guinea desde 1946. América Latina. En las décadas de los años 60 y 70, una serie de
acontecimientos vividos en la Iglesia Universal y en la Iglesia
Latinoamericana hicieron que la catequesis en estos países tuvie-
ra un realce especial. Todo parte del Concilio Vaticano II (1962-
65), la Semana Internacional de Catequesis de Medellín (1968) y
la Segunda Conferencia del Episcopado Latinoamericano
(CELAM), de 1968, en Medellín. Esta última fue un aconteci-
miento clave para la renovación de la catequesis en
Latinoamérica. La aportación más valiosa fue el aspecto antropo-
lógico de la catequesis: el mensaje evangélico es anunciado a un
hombre concreto que vive una situación específica. En el docu-
mento se acentúan los siguientes aspectos: amor al hombre lati-
noamericano, importancia del aspecto comunitario (comunida-
des eclesiales de base), talante evangelizador de la catequesis y la
acentuación histórico-liberadora de la fe, con un sincero interés
por la promoción integral del hombre.
Toda esta influencia del pensamiento de Medellín, a la que seañadía el 39º Capítulo General de 1966-67, recién terminado,con sus magníficos documentos de la Regla y la Declaración,hicieron que los Hermanos Visitadores latinoamericanos se pusie-ran a trabajar en un documento sobre la Catequesis lasaliana enAmérica Latina en las nuevas circunstancias y situación. Se escri-bieron dos: La carta catequística de Araruama (1970) y la segun-da carta catequística a los Hermanos de América Latina de SanMiguel (Buenos Aires) de 1974.
En el año 1976, los Hermanos latinoamericanos participantes enel 40.º Capítulo General informaron sobre la realidad que se vivía en sus naciones: Se notaba la caída de todos los movimientos tra-dicionales apostólicos, pero no se habían encontrado nuevas for-mas de catequesis y de grupos juveniles; los Hermanos deAmérica Latina estaban muy preocupados por la formación pro-fesional y poco preocupados por lo catequético-pastoral, se criti-caba la sustitución de la catequesis por una reunión de grupos enla que se trataban temas de tipo sociopolítico. Se valoraban losesfuerzos de renovación emprendidos en la catequesis por algu-nos Hermanos y por la coordinación de la acción catequística enlos Distritos.
Después del 40º Capítulo General, tres nuevos acontecimientosayudarían a dar un nuevo impulso a la catequesis lasaliana enLatinoamérica: la creación de la segunda Comisión Internacionallasaliana en 1978, en la que fue elegido como representante deLatinoamérica el Hermano Israel Nery; la fundación en 1979 dela RELAL (Región lasaliana latinoamericana), y la terceraConferencia Episcopal Latinoamericana de Puebla en ese mismo1979.
Al finalizar la década de los 70 se realiza un informe para laComisión Internacional de Catequesis sobre la situación catequís-tica en América Latina, se destaca lo siguiente: El compromisomayoritario de los Hermanos en la catequesis, pero con una pre-paración insuficiente; la existencia de centros de formación cate-quística; se han hecho buenos documentos, pero falta la vida;poco contacto con la realidad del pueblo por el trabajo agobian-te de los colegios, algunos Hermanos participan en la IglesiaLatinoamericana y su opción por los pobres.
En los último años las iniciativas pastorales en el “continentecatólico” son abundantes: Radio San Gabriel (Bolivia), volunta-riado lasaliano en El Salto (México), catequesis familiar (Chile),movimiento catequístico (Brasil), materiales de catequesis y librosde religión (Argentina y Ecuador).
Grecia, Turquía y Oriente Próximo. La presencia lasaliana redu-
cida dentro de una Iglesia católica minoritaria es la realidad en
estos países. En muchas ocasiones la predicación del Evangelio es
difícil. La mayoría de las obras nacieron para el servicio de los
católicos, especialmente de origen francés, que vivían en estas
zonas. Las leyes de los países y la propia inculturación de las
obras hizo que los no-católicos comenzasen a entrar en gran
número en los colegios. El diálogo ecuménico e interreligioso sehacía necesario.
1. Líneas y tendencias de la catequesis y la escuela católica en los últimos años.
Sirviéndonos de los documentos que la Iglesia ha elaborado enlos últimos años, vamos a estudiar las líneas y tendencias de lacatequesis en las décadas de los 80 y 90. Nos serviremos de losdos más representativos: el Catecismo de la Iglesia Católica(1992), que representa la preocupación sentida por la jerarquía yun grupo de cristianos, en los últimos años, por la importancia deacentuar las “verdades de la fe” por encima de los problemas designificatividad del mensaje y de la eficacia comunicativa; y elDirectorio General para la Catequesis (1997), con un caráctermás estimulante y positivo, que consagra las principales conquis-tas de la renovación catequística postconciliar y constituye unverdadero impulso para la catequesis evangelizadora del futuro.
Completaremos esta visión con los tres documentos de laCongregación para la Educación Católica sobre aspectos de laescuela católica: “El laico católico testigo de la fe en la escuela”(1982), “Dimensión religiosa de la educación en la escuela cató-lica” (1988) y “La escuela católica en los umbrales del TercerMilenio” (1997). Su inclusión en esta panorámica está justificadaporque la institución lasaliana toma como medio mayoritario yprivilegiado para su apostolado a la escuela.
1.1. La preocupación por la integridad del contenido. El
Catecismo de la Iglesia Católica (1992).

Durante el Concilio y el postconcilio se desarrolla la llamadacatequesis antropológica. En esta fase la atención está centrada enel hombre, su vida y sus problemas. El hombre como punto departida, vehículo y contenido de la catequesis. La catequesis es laacción mediante la cual un grupo humano interpreta su situación,la vive y la expresa a la luz del Evangelio. A principios de los 80, la Iglesia detecta con preocupación algu- nos de los riesgos de esta catequesis: el antropocentrismo, queprovocaría el horizontalismo sin diálogo entre la experienciahumana y la propuesta de la fe; la dificultad para ofrecer unavisión orgánica e íntegra del mensaje cristiano; el peligro del usoinstrumental de la Biblia con olvido del dogma y la tradición; elolvido del catecismo como momento e instrumento de conoci-miento de la fe. Al mismo tiempo, los grupos más tradicionalistasy conservadores critican con dureza los nuevos catecismos y sub-sidios, que habían provocado, según ellos, desconcierto y una cri-sis en la transmisión de la fe. La solución para estos grupos seríael regreso a la catequesis entendida como “conocer” la fe, la vuel-ta a los catecismos de preguntas y respuestas. En respuesta, la Iglesia iniciará un proceso que culminará con lapublicación del Catecismo de la Iglesia Católica; proceso quealgunos consideraron muy necesario debido al “descontrol” quese había producido en la Iglesia desde el final del Concilio, y,para otros, uno más de los ejemplos de involución iniciados en laIglesia desde la llegada al pontificado de Juan Pablo II. Para estosúltimos la vuelta a los catecismos era poner en entredicho todo elgran trabajo realizado por el movimiento catequístico y veíaninnecesaria su vuelta. El Papa nombró el 10 de junio de 1986 una comisión pontificiaencargada de presidir la elaboración del libro. Se inicia un pro-ceso largo de seis años que concluiría con la aprobación definiti-va del Catecismo de la Iglesia Católica, el 25 de junio de 1992.Lapublicación del catecismo levantó mucha expectación y el núme-ro de ejemplares vendidos en las diferentes lenguas fue muy ele-vado. Al mismo tiempo, los redactores del texto y los especialis-tas publicaron infinidad de artículos en revistas especializadas, yse organizaron abundantes discusiones y asambleas. Las opinio-nes sobre el catecismo fueron muy variadas, predominando lascríticas sobre las alabanzas.
Entre las críticas más repetidas se pueden citar: la estructura dis-cutible del catecismo (credo, sacramentos, moral, oración); laseparación entre sacramentos y oración; la teología nocional,neoescolástica, sin actualización; la abundancia de citas bíblicaspero con una deficiente exégesis; la ausencia de la pedagogíapropuesta en “Gaudium et Spes”, ver-juzgar-actuar; la impresiónde estar lejano a las necesidades del hombre actual; la ausenciadel método histórico-crítico a la hora de tratar los textos bíblicos.
A todas estas críticas se añadieron, asimismo, la increíble inexac-titud a la hora de citar algunos textos y referencias.
1.2. El Directorio General para la Catequesis. (1997).
El 18 de septiembre de 1997 se presentó la edición renovada delDirectorio General para la Catequesis de la Congregación delClero. Desde el primer Directorio de 1971 habían pasado muchascosas en el mundo catequístico y se hacía necesaria una revisión.
Durante esos veintiséis años se habían producido multitud deacontecimientos y se habían publicado indicaciones que habíancambiado la faz de la catequesis.
Después del Directorio de 1971, aparece el Ritual de IniciaciónCristiana de Adultos (1972), las dos Asambleas Sinodales de 1974y 1977 y las respectivas Exhortaciones apostólicas “EvangeliiNuntiandi” (1975) y “Catechesi Tradendae” (1979). Al llegar alPontificado Juan Pablo II, la mayoría de cartas, discursos y ense-ñanzas del Papa tenían valor catequístico. Una especialmentedestaca en este sentido, “Redemptoris Missio” (1990) por la rea-firmación de la validez permanente del mandato misionero. En1992, se añade el “Catecismo de la Iglesia Católica”, que repre-senta también un momento señalado en la historia de la cateque-sis reciente, y el Directorio tenía que incluirlo naturalmente. Porúltimo, todas las aportaciones de los grandes estudiosos y cate-quetas de los últimos años, los documentos de las diferentes con-gregaciones romanas y de las Iglesias locales.
El trabajo de redacción comenzó en 1994 y se prolongó tres añosmás, siendo aprobado por el Papa el 15 de agosto de 1997. Fuepublicado en ocho lenguas distintas.
De manera distinta a como había sido recibido el Catecismo dela Iglesia Católica, en general la aceptación del Directorio fuemuy positiva para todos los estudiosos y catequetas. Entre lospuntos más destacados señalados por los comentaristas podemoscitar: • La catequesis como un momento esencial de la evangeliza- ción. La catequesis como “anuncio significativo de la Palabra”y relato significativo que da sentido a la vida. • El catecumenado bautismal es el modelo inspirador de la catequesis. Necesidad de las tres formas de catequesis: cate- cumenado, iniciación cristiana de niños y jóvenes y los itine-rarios de reiniciación. De entre ellos el primero es la tarea pri-mordial. • La catequesis como formación integral. No sólo conocimien- tos, también actitudes y comportamientos, oración y sacra-mentos, compromiso social y espíritu apostólico. • Revalorización de la tradición. La historia de la comunidad cristiana, el testimonio de los santos, las diferentes espirituali-dades, las diversas tradiciones teológicas, litúrgicas y artísticasson una fuente de creatividad y sentido. • Se valora el género “catecismo”. El Catecismo de la Iglesia Católica como punto de referencia de los catecismos locales. • Primacía de la catequesis de adultos. • La catequesis como factor de inculturación. Necesidad de que la fe y el mensaje cristiano se encarnen y expresen en el con-texto concreto de los diversos lugares y culturas. • Papel importante de las Iglesias particulares, especialmente en la organización de formación de catequistas. Califica a la escuela católica como lugar muy relevante para laformación humana y cristiana. En referencia a la catequesis sepueden dar dos situaciones: alumnos de familias que optan por laescuela católica por ser católica y, por consiguiente, se puederealizar perfectamente el Ministerio de la Palabra de diversas for-mas a través de la enseñanza religiosa escolar y la catequesis; yla segunda situación sería cuando los alumnos optan por laescuela católica por su calidad educativa; en este caso la cate-quesis se deberá suprimir o limitar y la enseñanza religiosa acen-tuará más su carácter cultural. Debido a la pluralidad de situaciones y contextos, el DirectorioGeneral para la Catequesis precisa que los obispos y lasConferencias Episcopales establecerán la modalidad de la cate-quesis y la enseñanza religiosa que conviene realizar en lasescuelas católicas.
1.3. Los documentos de la Congregación para la Educación
Católica.

Durante el periodo postconciliar, la Congregación para la Educación Católica publicó una serie de documentos que tuvie-ron su influencia en el Instituto de los Hermanos de las EscuelasCristianas y que es conveniente conocer.
• El laico católico, testigo de la fe en la escuela (1982) La Congregación para la Educación Católica se decidió a escribirun documento sobre el laico en la escuela católica, debido a laimportancia reconocida por el Concilio Vaticano II al laicado, alas posibilidades enormes de evangelización que tenían los laicoscon su presencia en la escuela en colaboración con religiosos,religiosas y sacerdotes, y también, hay que reconocerlo, surgiópor la situación vivida en muchas escuelas católicas donde el per-sonal religioso había disminuido, dando lugar este hecho a unaumento considerable de profesores laicos. El documento dedica cuatro puntos a tratar específicamente eltema del educador cristiano como “profesor de religión”. La clasede religión, como la catequesis, constituye una forma de aposto-lado laical, y, debido a las circunstancias, señala que los laicosserán quienes en su mayoría tendrán que impartirla. El texto indi-ca con vehemencia que deben transmitir la enseñanza deJesucristo, siendo fieles al magisterio y evitando, por tanto, “tur-bar el espíritu de los niños y de los jóvenes. con teorías extra-ñas”. Para realizar con competencia su trabajo necesitan unabuena formación pedagógica, teológica y catequística.
• Dimensión religiosa de la educación en la escuela católica(1988) El documento contenía 5 apartados: Los jóvenes de hoy ante ladimensión religiosa de la vida (mundo que cambia, situaciónjuvenil); dimensión religiosa del ambiente (ambiente educativocristiano, físico, eclesial, comunidad abierta); dimensión religiosade la vida y trabajos escolares (de la vida, de la cultura escolar);enseñanza religiosa escolar y dimensión religiosa de la educación(enseñanza religiosa escolar, presupuestos, presentación orgánicadel hecho y del mensaje cristianos, de la vida cristiana, el profe-sor de religión); dimensión religiosa del proceso educativo (pro-ceso educativo, proyecto educativo).
Quizá el apartado que más interesó y creó más polémica y con-troversia en el Instituto, fue la cuarta parte dedicada a la ense- ñanza religiosa escolar y la dimensión religiosa de la educación.
Entre las ideas más importantes de esta cuarta sección se encuen-tran: la enseñanza religiosa escolar debe estar presente en laescuela cristiana; armonizar “la estructura civil”, característicacomún de cualquier institución escolar, y la comunidad cristiana,que tiene en su base un proyecto educativo cristiano; nexo indi-soluble y clara distinción entre enseñanza religiosa y catequesis;carácter específico de la enseñanza religiosa escolar; presenta-ción orgánica del hecho y del mensaje cristiano; presentaciónorgánica de la vida cristiana y el profesor de religión. El apartado que provocó más problema fue el punto 68, que decíalo siguiente: “Hay un nexo indisoluble y clara distinción entre enseñanza de lareligión y catequesis, que es la transmisión del mensaje, unaetapa de la evangelización. El nexo se justifica para que la escue-la se mantenga en su nivel de escuela, orientada a dar una cultu-ra completa e integrable en el mensaje cristiano. La distinciónestriba en que la catequesis, a diferencia de la enseñanza religio-sa escolar, presupone ante todo la aceptación vital del mensajecomo realidad salvífica. Además, el lugar específico de la cate-quesis es una comunidad que vive la fe en un espacio más vastoy por un periodo más largo que el escolar, es decir, toda la vida”.
La primera parte no ofrecía ningún problema para el Instituto, yaque desde hacía tiempo, tanto en el Instituto como en la Iglesia,se tenía asimilada la distinción entre enseñanza de la religión ycatequesis. En la segunda parte, “la escuela se mantenga en sunivel de escuela” y “el lugar específico de la catequesis es unacomunidad de fe en un espacio más vasto y por un periodo máslargo que el escolar, es decir, toda la vida”; se mostraba unadeclaración clara de que el lugar exclusivo de la catequesis era laparroquia. Este texto no produjo grandes dificultades en lugaresdel Instituto donde la acción catequística se limitaba a las clasesde enseñanza religiosa escolar, pero en otras zonas donde sehabían iniciado procesos catecumenales, creación de comunida-des cristianas en las escuelas, donde se celebraban los sacramen-tos, donde en horario escolar se daba catequesis, provocó un pro-blema serio. Caso típico y modelo de esta situación fue España,donde se daba desde comienzos de los 80 un plan de pastoralcompleto de inspiración catecumenal. Juan Pablo II había iniciado un plan de relanzamiento de lasparroquias, considerándolo como lugar privilegiado de la cate-quesis, pero no debiendo monopolizar ni uniformar, sino másbien multiplicar y adaptar los lugares de la catequesis en la medi-da que sea posible y útil, nombrando varias veces la escuelacomo uno de los lugares. Este fortalecimiento de las parroquias llevó en muchas ocasionesa la reducción o anulación de otras comunidades eclesiales. Envarias parroquias e incluso diócesis españolas se impidió la cate-quesis y la sacramentalización en varios de los centros lasalianos. • La escuela católica en los umbrales del Tercer Milenio (1997) Un último documento de la Congregación de la EducaciónCatólica sobre la escuela católica, publicado recientemente, es“La escuela católica en los umbrales del Tercer Milenio” (1997),con sólo trece páginas, escrito con motivo de la preparacióninmediata al gran jubileo del año 2000, del treinta aniversario dela creación de la oficina para las escuelas y de los veinte de lapublicación del documento “La escuela católica”. Este texto sereduce en recopilar las características fundamentales de la escue-la católica sin aportar demasiadas ideas novedosas. 2. La reflexión catequística del instituto de los Hermanos de las escuelas Cristianas en los En 1980 comienza una época de mayor tranquilidad en elInstituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Se ha pasadoel periodo difícil del postconcilio y se va encontrando mayor cla-ridad en aspectos que habían provocado mucha polémica duran-te los últimos años. La tendencia del Instituto sigue siendo la pér-dida paulatina y constante de nuevos miembros y la cada vez másnumerosa presencia de profesores seglares en los centros.
En cuanto a la situación catequística, los sucesivos encuentros ydocumentos que, tanto en la Iglesia como en el Instituto, se habí-an elaborado durante la década de los 70, habían ido clarifican-do la mayor parte de los aspectos de la renovación catequística:objetivos, procesos para el crecimiento de la fe, los contenidos,los métodos; pero, al mismo tiempo, la situación es cada vez más compleja: los destinatarios son cada vez más plurales en cuantoa cultura y religión, y más influenciables por los medios de comu-nicación social; se manifiestan católicos, pero no practicantes;existe una mayor distancia entre la catequesis diocesana y lacatequesis escolar; cada vez se hace más difícil la catequesis y laclase de religión en los cursos superiores. El tema catequístico es una constante preocupación en elInstituto, los problemas son variados y se debe dar una respuesta.
En estas últimas décadas, los encuentros, asambleas, congresos,coloquios se multiplican por toda la geografía del Instituto. Va asurgir una gran cantidad de documentos locales, distritales, regio-nales y de Instituto. Sería demasiado extenso hacer una relaciónde toda esta documentación catequística, para las pretensiones denuestro trabajo; nos limitaremos a hacer una relación de las prin-cipales asambleas y documentos a nivel del centro del Instituto. En el año 1981 se celebró, como mandaba el Libro de Gobierno,la reunión intercapitular de Visitadores a mitad de camino entredos Capítulos Generales. Entre los temas más destacados de estaAsamblea se pueden citar: actitud pastoral en el ministerio, lla-mamiento a favor de los pobres, apertura al laicado y a las Iglesiasjóvenes, la crisis vocacional y la búsqueda de soluciones. En el último periodo del generalato del Hermano José Pablo, losVisitadores de los diferentes Distritos tuvieron oportunidad dereunirse en Roma para informar al Superior General y a suConsejo sobre la situación en las diferentes regiones del Institutoy, en especial, para informar sobre la situación pastoral. Desde laprimera reunión en enero de 1983, con los Visitadores de EuropaCentral, hasta la última con los de Francia en 1985, se sucedieronlos encuentros donde se puede seguir, gracias a la documenta-ción disponible, la situación del Instituto. En 1986, el acontecimiento capital es el 41º Capítulo Generalcelebrado en Roma desde el 7 de abril al 3 de junio. Sin lugar adudas, este Capítulo será recordado por el estudio y aprobaciónde la Regla definitiva de los Hermanos.
A la Regla se añadieron dos mensajes: A todos los Hermanos delInstituto y a los miembros de la Familia lasaliana. El 42º Capítulo General tuvo lugar en 1993 Entre las insistenciasmás destacadas podemos citar la de invitar al Capítulo General, por primera vez en la historia del Instituto, a consultores noHermanos, prueba palpable de la importancia dada a la familialasaliana. A partir de ese momento se acuña la palabra “misióncompartida”. Un segundo elemento destacado fue la reafirmaciónde la opción del Instituto por el servicio educativo de los pobres,cuya propuesta más llamativa y destacada fue la denominada“Cien más”, donde se pedía a las regiones y a los Distritos queliberasen 100 Hermanos y un cierto número de colaboradoresseglares lasalianos, a fin de formarlos y enviarlos a obras destina-das a los más pobres. Una de las decisiones tomadas por el Capítulo General que tuvosu influencia sobre el tema que nos ocupa fue la propuesta 2donde se decía: “El Capítulo solicita al Hermano SuperiorGeneral y a su Consejo que nombren un grupo de expertos delámbito educativo para que trabajen como “observadores” de lasgrandes preocupaciones que, en el tema de la educación, se danpor todo el mundo, y permitan al Centro del Instituto tener unapalabra autorizada”.
Se organizó a lo largo del periodo intercapitular una serie decoloquios que trataban, como decía la propuesta, de las “grandespreocupaciones que, en el tema de la educación, se dan por todoel mundo”. Uno por año, los temas fueron: “Las familias de hoy yla misión del Instituto” (Roma 1994), “La globalización en unmundo diferenciado y la educación lasaliana” (Colombo 1995),“Las megalópolis como fenómeno social y la educación lasalia-na” (México 1996), “Las nuevas tecnologías del saber, retos parala escuela La Salle” (Barcelona 1997) y “Comunicar la fe hoy”(Roma 1998). Como es natural, este último será el que tenga másinterés para nuestro estudio.
3. Presente y futuro de la catequesis lasaliana.
La lectura, estudio y clasificación de la abundante documenta-ción que durante estos últimos años ha elaborado el Instituto noslleva en este apartado a formular y justificar los que, para mí, sonlos diez elementos esenciales de la catequesis lasaliana.
El Instituto nació atento a las necesidades de niños y jóvenes,especialmente los más pobres, y sigue siendo su prioridad funda- mental. Todos los que trabajan en esta obra a favor de los niñosy jóvenes se incorporan a la misión de la Iglesia y son verdaderos“embajadores y ministros de Jesucristo”. El educador lasaliano, alejercer su ministerio de educación cristiana, conjuga el progresocultural y el anuncio del Evangelio, es maestro y catequista. Peroen la escuela cristiana lasaliana ocupa un lugar principal la cate-quesis, que sigue siendo considerada nuestra principal función.
Para ejercer su misión educadora y evangelizadora, el Instituto haconsiderado la escuela como el medio preferido y reafirma que laescuela cristiana lasaliana es un medio privilegiado para la evan-gelización. Esta evangelización, dentro de la escuela cristianalasaliana, sólo será posible con la presencia de maestros cristia-nos y la creación de comunidades de fe en la escuela. Todas lasescuelas cristianas lasalianas deben tener un proyecto educativocristiano, en el que no puede faltar el ambiente y los valores cris-tianos, la enseñanza religiosa escolar y la catequesis explícita. Laescuela cristiana lasaliana está al servicio de la Iglesia y, portanto, integrada en su Pastoral local y diocesana. Esta mismaIglesia afirma que para realizar una buena evangelización ennuestras sociedades tan plurales son necesarias la inculturación yel diálogo con otras confesiones cristianas y religiones. Ésta esuna de las prioridades de los últimos años. Y, por último, parapoder realizar con competencia todo lo expuesto se necesita lasiempre importante formación de todos los educadores cristianos.
1. Las necesidades de los niños y jóvenes, fin fundamental.
El Superior General John Johnston, en uno de sus últimos discur-sos públicos, en marzo de 2000, delante de los directores de lasescuelas lasalianas de Europa, recordaba claramente cuál era elfin fundamental de la escuela católica: “Es la de despertar a losjóvenes el sentido y la esperanza en un mundo donde la religiónes a menudo considerada como irracional, un vestigio del pasadoy que no tiene nada que ver con las preguntas fundamentales delhombre”3.
Este mensaje está en la línea del comienzo de la Regla de 1987:“San Juan Bautista de La Salle, atento por inspiración de Dios aldesamparo humano y espiritual de los hijos de los artesanos y delos pobres, se consagró.”.
3. H.J. JOHNSTON, “Encuentro ASSEDIL”, 10 de marzo del 2000 (texto no publicado).
Por tanto, el Instituto se siente especialmente llamado al serviciode los jóvenes, son su principal foco de atención. La juventud estánecesitada de líderes espirituales y éstos deben ser los Hermanosy educadores lasalianos.
“Tenemos que responder a su búsqueda de significado. Debemos sercapaces de permanecer a su lado, como hermanos mayores, en su luchacontra la duda, el miedo y la frustración. Debemos colaborar con ellosen la búsqueda de estructuras que les permitan seguir sus ideales y cana-lizar sus energías [.] Ésta es, precisamente, la misión a la que Dios, ensu cuidado amoroso por la juventud, nos llama”4.
El Hermano y el educador lasaliano deben ser, en primer lugar,testigos, y en segundo lugar, deben tener conciencia de ser lla-mados a hablar de Jesucristo a los jóvenes. En definitiva, elHermano debe ser “salvación” para los jóvenes, entendida “nosólo como liberación del pecado y de la muerte y el logro de lafelicidad eterna, sino también como liberación de todo lo que lesimpida desarrollar sus cualidades como las personas humanasque Dios quiere que sean”.

Source: http://www.ulsa.edu.mx/estrategias/biblioteca/escritos/mel/17.pdf

eligibility.eciservices.com

2011-2012 COMMUNITY COLLEGE COLLEGE OF DENVER CONVERSION PLAN SCHEDULE OF MEDICAL EXPENSE BENEFITS – INJURY AND SICKNESS UP TO $10,000 MAXIMUM BENEFIT PAID AS SPECIFIED BELOW (FOR EACH INJURY OR SICKNESS) DEDUCTIBLE $250 (FOR EACH INJURY OR SICKNESS) The Policy provides benefits for 80% of the Usual and Customary Charges (U&C) incurred by an Insured Person for loss due to a co

worldrtd.net2

PUBMED ABSTRACT SELECTIONS June 2012 Prevalence of formal accusations of murder and euthanasia against physicians. Goldstein NE, Cohen LM, Arnold RM, Goy E, Arons S, Ganzini L. BACKGROUND: Little is known about how often physicians are formally accused of hastening patient deaths while practicing palliative care. METHODS: We conducted an Internet-based survey on a random 50% sam

Copyright © 2010-2014 Pdf Physician Treatment