New pharmacy kamagra australia online tablets-au.com with a lot of generic and brand drugs with cheap price and fast delivery.

Compa 1.qxd

Editorial
Una perspectiva evolutiva y del desarrollo
en el trastorno obsesivo-compulsivo:
¿de dónde viene y a dónde va la acumulación
compulsiva?
También resulta complicado ir a la cama cuando se tienen 2 años de edad… con fre- cuencia a la hora de acostarse se requiere una estructura rígida y compleja. Hay un ritualascendente, un ritual de cepillarse los dientes, meterse en la cama, no hacer caso a lassombras, besos e incluso un ritual especial llamado ritual de «buenas noches»… El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es una enfermedad prevalente, heterogénea en
su presentación clínica. Existen ya numerosos datos que apoyan el valor de los enfoques deldesarrollo y dimensionales en el TOC, así como la idea de que éste forma parte de un amplioespectro de trastornos que incluye los tics, la tricotilomanía, el trastorno dismórfico corpo-ral y, posiblemente, la acumulación compulsiva. También deben considerarse subtipos es-pecíficos del TOC, especialmente el TOC de inicio precoz, así como los trastornos neuropsi-quiátricos autoinmunes de la infancia asociados a las infecciones por estreptococos(PANDAS). Como consecuencia de todo ello, existen puntos de vista divergentes acerca decómo clasificar mejor los TOC en la próxima edición del Manual diagnóstico y estadístico delos trastornos mentales (DSM) (2, 3). Tres artículosde este número del Journal resultan relevantespara esta cuestión y merecen nuestra atención.
Antes de analizar estos artículos y sus contribu- ciones a la enfermedad, puede resultar valiosa unabreve introducción.
Al inicio del segundo año de vida, muchos niños desarrollan una variedad de rituales, hábitos, ru-tinas y preferencias, algunas de las cuales se ase- mejan a conductas asociadas al TOC (4, 5). La idea de que las conductas rituales compulsivas puedenser habituales en los niños no es nueva. Gesell et al. (1, 6) fueron de los primeros en señalar que los niños de corta edad –alrededor de los dos años ymedio– empiezan a establecer rutinas rígidas a las que Gesell denomina «ritualismos de ritualista».
Más que dirigirse a necesidades emocionales, Ge-sell cree que los niños se enzarzan en rituales para superar algunas tareas en una época es-pecífica del desarrollo, por ejemplo, tareas de nutrición, de limpieza o de cómo vestirse. A laedad de 3 años, más del 80 % de los padres indican en sus hijos la presencia de un ritual an-tes de acostarse (4). Menos conocido es que muchos niños presentan una secuencia habi-tual, en la que aparece de manera progresiva la necesidad de ordenar algunas cosas «de ma-nera exacta» o en patrones simétricos, seguida por la idea de los niños de preocuparse muchopor la suciedad y los gérmenes y, finalmente, la necesidad de recoger y guardar objetos. To-das estas conductas, con excepción de la acumulación, se incrementan hacia los 3 años. Laacumulación, en cambio, muestra una tendencia creciente estable, por lo menos hasta los 6años, cuando el 60 % de los niños manifiesta este rasgo (4, 5), Cuanto menor es la edad delniño cuando aparece esta preocupación, más avanzado es su nivel de desarrollo. Tambiénresulta llamativo que en niños con graves discapacidades intelectuales, cuya edad mentalpermanece en un nivel bajo, persistan muchas de estas conductas obsesivo-compulsivas (7,8). Este gran número de datos ha permitido concluir que las conductas obsesivo-compulsi-vas se conservan de manera evolutiva (9, 10) y tienen tendencia a reaparecer normalmente Am J Psychiatry (Ed Esp) 12:1, Enero 2009 EDITORIAL
en transiciones específicas del desarrollo, como en el momento de enamorarse o al nacer elprimer hijo (10, 11).
Estos datos evolutivos apoyan también la opinión de que el TOC está formado por dimen- siones de síntomas temporalmente estables (12) y que el TOC clínicamente significativo seproduce como resultado de una secuencia del desarrollo en la que los factores familiares,tanto genéticos como ambientales, desempeñan un papel esencial. En las poblaciones clíni-cas, la existencia de tales dimensiones sintomáticas parece más allá de toda duda, como haconfirmado nuestro reciente metaanálisis con los resultados de más de 20 estudios que in-cluyeron unos 5.000 casos de TOC (13). De manera resumida, estas dimensiones incluyen: 1)pensamientos prohibidos; 2) obsesiones con la simetría y la exactitud y rituales relacionadoscon el orden y con el recuento o la repetición; 3) obsesiones de contaminación y compulsio-nes de limpieza, y 4) compulsiones y obsesiones de acumulación. ¿Son útiles estas dimen-siones para el médico? ¿Modifican la práctica clínica? Por ejemplo, ¿reflejan patrones de res-puesta clínica o de pronóstico a largo plazo? Más aun, ¿se relacionan con genes devulnerabilidad especifica, circuitos neurales específicos y rasgos neuropsicológicos? Aunquedefendemos, como muchos de nuestros colegas (14), que un enfoque combinado de catego-rías y dimensiones tendría mayor sentido en el DSM-V y que subtipos y dimensiones espe-cíficos serían especificadores más útiles, necesitamos disponer de más datos. La única ex-cepción a esta conclusión es la acumulación compulsiva.
Como señalan en este número Pertusa et al. en su estudio naturalista de la acumulación compulsiva (15), y Samuels et al. en su reciente estudio basado en una población de acumu-ladores (16), los pacientes con TOC con síntomas predominantes de acumulación difierende los pacientes con TOC no acumuladores en muchos aspectos importantes, que incluyenun inicio más precoz pero también un mayor retraso en la búsqueda de tratamiento. El pa-trón de comorbilidad también es distinto, ya que los acumuladores de todo tipo presentanniveles más altos de fobia social y un mayor número de trastornos de la personalidad. Lossíntomas de acumulación se asocian de manera sistemática con una mala respuesta y aban-donos prematuros de la terapia cognitivo-conductual en el TOC. El panorama con respectoa las intervenciones farmacológicas no está tan bien definido. Muchos trabajos indican quela acumulación es un factor predictivo sólido de mala respuesta. Sin embargo, en un recienteestudio, los acumuladores compulsivos respondían tan bien a la paroxetina como los pacien-tes con TOC no acumuladores (17). No obstante, este estudio presentó la limitación de quelos acumuladores compulsivos tomaron paroxetina aproximadamente 20-25 días más quelos pacientes con TOC no acumuladores. Por otro lado, el porcentaje de mejoría en el grupocon TOC (respondió alrededor del 30 %) fue menor de lo esperado. Los acumuladores com-pulsivos tenían un peor funcionamiento global y una mayor y más grave incapacidad fami-liar y social. Los pacientes acumuladores, con TOC o sin él, tenían mayor probabilidad de vi-vir solos y de contar con ingresos económicos significativamente más bajos. Como muestranPertusa et al. en este número, la acumulación es un trastorno altamente familiar: alrededordel 50 % de los pacientes tienen un familiar de primer grado con acumulación compulsiva.
Sin embargo, Pertusa et al. hallaron también una elevada incidencia (26 %) de TOC en los fa-miliares de primer grado en el grupo de pacientes acumuladores sin TOC, lo que llevaría aconsiderar la acumulación compulsiva muy próxima al TOC en la estructura del DSM-V.
El aspecto más destacable sobre el tema es un grupo de trabajos que demuestran que la acumulación compulsiva puede surgir como resultado de una agresión cerebral. La lesiónsolapada con mayor frecuencia en los acumuladores se encuentra en la corteza prefrontalmedial derecha, la corteza orbitofrontal, la corteza cingular anterior y la sustancia blanca ad-yacente (18). Aunque no se comprenden de manera exacta las relaciones entre lesiones ce-rebrales y patrones de actividad cerebral, tanto las lesiones como los estudios de imagen fun-cionales han mostrado la participación de regiones cerebrales temporolímbicas específicasen los acumuladores compulsivos (19). Estas áreas son claramente diferentes de los circui-tos habitualmente implicados en el TOC (20). Esta diferencia indica de manera directa queun grupo independiente de circuitos neurales puede estar en la base de la tendencia a ser re-colectores, conservada de manera evolutiva y expresada durante el desarrollo.
Estas consideraciones nos llevan a los dos restantes artículos sobre el TOC que se recogen en este número. La primera observación es que ambos grupos excluyen de manera especí-fica a los pacientes con TOC y síntomas predominantes de acumulación, así como a los pa-cientes con diagnóstico de trastorno de Gilles de la Tourette. Esta práctica habitual sugiereque los expertos en este campo empiezan a considerar que los pacientes con antecedentespersonales o familiares de tics y los que tienen de manera predominante síntomas de acu-mulación difieren de los restantes pacientes con TOC. Será de gran ayuda, tanto para los pa- Am J Psychiatry (Ed Esp) 12:1, Enero 2009 EDITORIAL
cientes con TOC no acumuladores como para los acumuladores compulsivos, si ambas en-tidades son separadas desde el punto de vista diagnóstico. Nuestro conocimiento científicoy el tratamiento de ambas pueden empeorar si estas dos entidades que parecen ser fenotí-pica, genética y neurobiológicamente distintas se analizan de forma conjunta.
A medida que avancen las nuevas técnicas de imagen, cabe esperar que contribuirán al de- bate de si es mejor agrupar o separar las distintas partes que componen el TOC. Lamentable-mente, esta cuestión está lejos de ser resuelta. Menzies et al. (21) acaban de publicar un estu-dio de neuroimagen con tensor de difusión que incluyó pacientes adultos con TOC y un numeroidéntico de familiares de primer grado no enfermos. De manera notable, tanto los pacientescomo los familiares presentaban cambios en la sustancia blanca: un aumento significativo dela anisotropía fraccional en la región frontal medial derecha y una anisotropía fraccional sig-nificativamente reducida en una amplia zona de la sustancia blanca parietal inferior derecha.
Szesko et al. ya habían comunicado previamente una reducción similar en la anisotropía frac-cional en un área solapada con la región parietal inferior derecha en un grupo de pacientes conTOC de inicio en la infancia (22). La existencia de alteraciones similares en los familiares de pri-mer grado no afectados sugiere que no se trata de cambios compensatorios, sino de potencia-les marcadores de rasgo que podrían servir como indicadores de vulnerabilidad. Se requierenmuchos trabajos futuros para reproducir estos hallazgos y evaluar su potencial valor como en-dofenotipos. En primer lugar, cómo están interrelacionados estos dos hallazgos en la sustan-cia blanca. ¿Se trata de vulnerabilidades distintas o una predice a la otra? Estas cuestiones sonimportantes porque indicarán si existe un único circuito aberrante o, probablemente dos o máscircuitos potencialmente distintos. En segundo lugar, ¿está relacionado este hallazgo con losdéficit en el control inhibidor, la flexibilidad cognitiva, la habilidad visuoespacial, la inteligen-cia no verbal y la planificación ejecutiva detectados con frecuencia en los pacientes con TOCy en los familiares no afectados de pacientes con TOC (19, 23, 24)? Dado el interés del grupo deCambridge en esta área, es probable que muy pronto conozcamos la repuesta a esta pregunta.
Es más, su reciente artículo en Science (25), en el que identificaron una reducción de la activa-ción de varias regiones corticales, entre ellas la corteza orbitofrontal lateral, durante tareas deaprendizaje tanto en pacientes con TOC como en un grupo apareado de familiares de primergrado sanos, añade otro apoyo a la consideración de un endofenotipo potencialmente valioso.
En tercer lugar, dado que la mayoría de los pacientes tienen obsesiones predominantes de contaminación y de limpieza o compulsiones de verificación predominantes, sería fascinantever si alguno de los hallazgos en la sustancia blanca está directamente relacionado con al-guna de los dimensiones sintomáticas del TOC. Nuestra hipótesis, a priori, es que el circuitoatencional/espacial propuesto por Menzies et al. (20), que involucra las regiones parietales,se asociará con déficit en el control inhibidor y se relacionará con obsesiones de simetría ycon la necesidad de «exactitud» y las compulsiones de verificar, ordenar y alinear. Por otrolado, el circuito descrito por Menzies et al. como circuito «afectivo» creemos que estará másrelacionado con las obsesiones de contaminación y las compulsiones de limpieza así comocon las obsesiones de hacer daño y la necesidad de las verificaciones compulsivas asociadas.
Finalmente, el nuevo trabajo de Szeszko et al. (26), también en este número, indica que, además de los cambios en la sustancia blanca, algunos pacientes pediátricos con TOC tie-nen cambios estructurales en regiones que incluyen los circuitos corticales-talámicos-estria-dos-corticales. Específicamente, estos investigadores hallaron, mediante morfometría ba-sada en vóxeles, que los pacientes con TOC pediátrico tenían significativamente mássustancia gris bilateral en la corteza orbital frontal y en el putamen que los voluntarios sa-nos. Ambas estructuras han sido ya repetidamente implicadas en estudios previos (19). Losdos puntos fuertes de este estudio son que ninguno de los pacientes había sido tratado pre-viamente con fármacos, por lo que los datos están libres del posible factor de confusión deutilización previa de inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, y que los pacien-tes tenían síntomas predominantes de TOC bien demostrados. Los pacientes con síntomaspredominantes de contaminación/limpieza o verificación/agresión tenían significativa-mente más sustancia gris bilateral en el putamen y en la corteza frontal orbital, lo que su-giere que tales estructuras pueden contribuir a los circuitos subyacentes a estas dimensio-nes sintomáticas del TOC. En concordancia con estos hallazgos, los estudios de neuroimagenhan indicado que los pacientes con TOC y predominio de síntomas de limpieza muestran unaumento de respuestas neurales a estímulos relacionados con la limpieza y a imágenes fo-tográficas desagradables en regiones cerebrales específicas, entre ellas la corteza prefrontalventrolateral, la ínsula anterior, el putamen y el globo pálido (27-29).
La finalización de la secuenciación del genoma humano proporciona una extraordinaria oportunidad para identificar las bases genéticas de trastornos de la función cerebral. Aun- Am J Psychiatry (Ed Esp) 12:1, Enero 2009 EDITORIAL
que ninguno de los trabajos de este número del Journal se dirige al papel de los genes en elTOC, esperamos la integración de las investigaciones en genética y en neuroimagen. La es-tructura genética de los trastornos frecuentes difiere sustancialmente de las clasificacionesdiagnósticas habituales basadas en síntomas (30). Nuestra predicción es que algunos genesserán específicos de ciertos subtipos o dimensiones, mientras que otros serán genes «gene-ralistas» que ejercerán su influencia en la expresión del TOC y de trastornos relacionados, en-tre ellos, posiblemente, la depresión mayor y otros trastornos por internalización, al igualque el trastorno dismórfico corporal, la tricotilomanía, los trastornos de tics y la acumula-ción compulsiva (31). Estos genes «generalistas» pueden existir a través de módulos de ge-nes que se expresan conjuntamente y que están relacionados de manera funcional. Utili-zando este marco, valdrá la pena determinar si existen redes de transcripción solapadassubyacentes al espectro obsesivo-compulsivo de fenómenos normales que se expresan enredes neuronales conservadas evolutivamente de manera específica. En tal caso, cuando es-tas redes se desorganizaran, por la causa que fuere, aparecerían el TOC y trastornos afinescomo trastornos de la mente, el cerebro y la conducta.
Bibliografía
1. Gesell A, Ilg FL: Infant and Child in the Culture of Today. New York, Harper & Row, 1943 2. Abramowitz JS, Deacon BJ: The OCD spectrum: a closer look at the arguments and the data, in Concepts and Controversies in Obsessive-Compulsive Disorder. Edited by Abramowitz JS, Houts AC. New York, Springer, 3. Bartz JA, Hollander E: Is obsessive-compulsive disorder an anxiety disorder? Prog Neuropsychopharmacol 4. Evans DW, Leckman JF, Carter A, Reznick JS, Henshaw D, King RA, Pauls D: Ritual, habit, and perfectionism: the prevalence and development of compulsive-like behavior in normal young children. Child Dev 1997; 68: 5. Zohar AH, Felz L: Ritualistic behavior in young children. J Abnorm Child Psychol 2001; 29:121–128 6. Gesell A: Infancy and Human Growth. New York, Macmillan, 1928 7. Evans DW, Gray FL: Compulsive-like behavior in individuals with Down syndrome: its relation to mental age level, adaptive and maladaptive behavior. Child Dev 2000; 71:288–300 8. Greaves N, Prince E, Evans DW, Charman T: Repetitive and ritualistic behaviour in children with Prader-Willi syndrome and children with autism. J Intellect Disabil Res 2006; 50:92–100 9. Leonard HL, Goldberger EL, Rapoport JL, Cheslow DL, Swedo SE: Childhood rituals: normal development or obsessive-compulsive symptoms? J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 1990; 29:17–23 10. Evans DW, Leckman JF: Origins of obsessive-compulsive disorder: developmental and evolutionary perspec- tives, in Developmental Psychopathology, 2nd ed. Edited by Cicchetti D, Cohen DJ. New York, John Wiley & 11. Leckman JF, Carter CS, Hennessy MB, Hrdy SB, Kervene EB, Klann-Delius G, Schradin C, Todt D, von Holst D: Biobehavioral processes in attachment and bonding, in Attachment and Bonding: A New Synthesis: Dahlem Workshop Report 92. Edited by Carter CS, Ahnert L. Cambridge, Mass, MIT Press, 2005, pp 303–349 12. Mataix-Cols D, Rosario-Campos MC, Leckman JF: A multidimensional model of obsessive-compulsive disor- 13. Bloch MH, Landeros-Weisenberger A, Rosario MC, Pittenger C, Leckman JF: Meta-analysis of the symptom structure of obsessive-compulsive disorder. Am J Psychiatry (in press) 14. Mataix-Cols D, Pertusa A, Leckman JF: Issues for DSM-V: how should obsessive-compulsive disorder be classi- fied? (editorial). Am J Psychiatry 2007; 164:1313–1314 15. Pertusa A, Fullana MA, Singh S, Alonso P, Menchón JM, Mataix-Cols D: Compulsive hoarding: OCD symptom, distinct clinical syndrome, or both? Am J Psychiatry 2008; 165:1289–1298 16. Samuels JF, Bienvenu OJ, Grados MA, Cullen B, Riddle MA, Liang KY, Eaton WW, Nestadt G: Prevalence and correlates of hoarding behavior in a community-based sample. Behav Res Ther 2008; 46:836–844 17. Saxena S, Brody AL, Maidment KM, Baxter LR Jr: Paroxetine treatment of compulsive hoarding. J Psychiatr 18. Anderson SW, Damasio H, Damasio AR: A neural basis for collecting behaviour in humans. Brain 2005; 128: 19. An SK, Mataix-Cols D, Lawrence NS, Wooderson S, Giampietro V, Speckens A, Brammer MJ, Phillips ML: To dis- card or not to discard: the neural basis of hoarding symptoms in obsessive-compulsive disorder. Mol Psychi- 20. Menzies L, Chamberlain SR, Laird AR, Thelen SM, Sahakian BJ, Bullmore ET: Integrating evidence from neu- roimaging and neuropsychological studies of obsessive-compulsive disorder: the orbitofronto-striatal model revisited. Neurosci Biobehav Rev 2008; 32:525–549 Am J Psychiatry (Ed Esp) 12:1, Enero 2009 EDITORIAL
21. Menzies L, Williams GB, Chamberlain SR, Ooi C, Fineberg N, Suckling J, Sahakian BJ, Robbins TW, Bullmore ET: White matter abnormalities in patients with obsessive-compulsive disorder and their first-degree rela- tives. Am J Psychiatry 2008; 165:1308–1315 22. Szeszko PR, Ardekani BA, Ashtari M, Malhotra AK, Robinson DG, Bilder RM, Lim KO: White matter abnormal- ities in obsessive-compulsive disorder: a diffusion tensor imaging study. Arch Gen Psychiatry 2005; 62:782– 23. Savage CR, Baer L, Keuthen NJ, Brown HD, Rauch SL, Jenike MA: Organizational strategies mediate nonverbal memory impairment in obsessive-compulsive disorder. Biol Psychiatry 1999; 45:905–916 24. Chamberlain SR, Fineberg NA, Menzies LA, Blackwell AD, Bullmore ET, Robbins TW, Sahakian BJ: Impaired cognitive flexibility and motor inhibition in unaffected first-degree relatives of patients with obsessive-com- pulsive disorder. Am J Psychiatry 2007; 164:335–338 25. Chamberlain SR, Menzies L, Hampshire A, Suckling J, Fineberg NA, del Campo N, Aitken M, Craig K, Owen AM, Bullmore ET, Robbins TW, Sahakian BJ: Orbitofrontal dysfunction in patients with obsessive-compulsive dis- order and their unaffected relatives. Science 2008; 321:421–422 26. Szeszko PR, Christian C, MacMaster F, Lencz T, Mirza Y, Taormina SP, Easter P, Rose M, Michalopoulou GA, Rosenberg DR: Gray matter structural alterations in psychotropic drug-naive pediatric obsessive-compulsive disorder: an optimized voxel-based morphometry study. Am J Psychiatry 2008; 165:1299–1307 27. Lawrence NS, An SK, Mataix-Cols D, Ruths F, Speckens A, Phillips ML: Neural responses to facial expressions of disgust but not fear are modulated by washing symptoms in OCD. Biol Psychiatry 2007; 61:1072–1080 28. Phillips ML, Marks IM, Senior C, Lythgoe D, O’Dwyer AM, Meehan O, Williams SC, Brammer MJ, Bullmore ET, McGuire PK: A differential neural response in obsessive-compulsive disorder patients with washing com- pared with checking symptoms to disgust. Psychol Med 2000; 30:1037–1050 29. Mataix-Cols D, Wooderson S, Lawrence N, Brammer MJ, Speckens A, Phillips ML: Distinct neural correlates of washing, checking, and hoarding symptom dimensions in obsessive-compulsive disorder. Arch Gen Psychia- 30. Kendler KS, Prescott CA, Myers J, Neale MC: The structure of genetic and environmental risk factors for com- mon psychiatric and substance use disorders in men and women. Arch Gen Psychiatry 2003; 60:929–937 31. Davis OS, Kovas Y, Harlaar N, Busfield P, McMillan A, Frances J, Petrill SA, Dale PS, Plomin R: Generalist genes and the Internet generation: etiology of learning abilities by web testing at age 10. Genes Brain Behav 2008; JAMES F. LECKMAN, M.D.
MICHAEL H. BLOCH, M.D.
Los autores declaran la ausencia de conflictos de interés. Am J Psychiatry (Ed Esp) 12:1, Enero 2009

Source: http://files.albigar.webnode.com.co/200000080-76e3077dcc/TOC%20Y%20ACUMULACION%20COMPULSIVA.pdf

Mg42849g tlc member guide_v2_mg42849g tlc member guide_v2

MG42849G TLC MEMBER GUIDE_v2_MG42849G TLC MEMBER GUIDE_v2 6/15REMEMBER TO SHARE THIS GUIDE WITH YOUR DOCTOR. MG42849G TLC MEMBER GUIDE_v2_MG42849G TLC MEMBER GUIDE_v2 6/15 Introduction Welcome to your three-tier outpatient prescription drug plan! Your three-tier drug program gives you access to all medications in coveredclasses within the confines of your plan’s benefit design. This pl

Safe medications during pregnancy

SAFE MEDICATIONS DURING PREGNANCY Allergies Colds, cough , Tylenol, Tylenol Cold, Robitussin/Robitussin DM Mucinex, Chloraseptic, sore throat Cepacol Lozenges Actifed * , Sudafed * , Contac * , Drixoral * , Chlortrimeton * . *Decongestants should not be used the first 12 weeks of pregnancy or if you have high blood pressure Call: If fever over 101.8, no improvement in

Copyright © 2010-2014 Pdf Physician Treatment